El portero y capitán de la selección española, Iker Casillas, aseguró este sábado que la Roja quiere "poner la guinda (cereza) al pastel" ganando el domingo ante Holanda la final del Mundial de Sudáfrica, que supondría el primer título de tal calibre para España.

"Por nuestra cabeza no pasa otra cosa que no sea la victoria, esa es nuestra fuerza mental, nosotros estamos intentando dar un pasito más, poner la guinda al pastel", dijo Casillas en una rueda de prensa en el estadio Soccer City de Johannesburgo, la víspera de la final mundialista.

"Por ahora hemos conseguido algo grande que es disputar una final, pero ni yo, ni mis compañeros ni el país que tenemos detrás quiere quedarse sólo en esto", afirmó el portero español, quien confesó sentir un "cosquilleo en el estómago" a medida que se acerca la gran cita.

"Todo el mundo sueña con poder levantar cualquier título, también la Copa del Mundo, me ha tocado a mí ser el capitán y es un orgullo, pero tampoco lo pienso demasiado, es mejor pensar en el partido y luego ya se verá", añadió.

"Por nuestra parte, intentaremos que salga lo mejor posible y esperemos que consigamos lo que queremos que es poder ganar la Copa", afirmó Casillas, para el que las cosas se están "haciendo bien" en la selección española, ya que tras ganar la Eurocopa de 2008 ahora el mismo equipo podría ganar un Mundial.

"El futbol de España lleva asombrando, gustando desde hace tres años y medio. Desde 2006 y 2007 España creó una forma de jugar que sigue manteniendo, incluso con los cambios de entrenador (de Luis Aragonés a Del Bosque) y de algunos jugadores".

"En dos años ser campeones de Europa y llegar a la final es señal de que las cosas se están haciendo bien", sentenció Casillas.