Sí, cuando Cruz Azul, uno de los equipos más populares de México, era exitoso (todavía...), FILA fue el patrocinador de su camiseta. En 1997, el primer año de aquella sociedad que terminó en el 2001, fue cuando el club consiguió su último título de Liga.

Se fue FILA y casi como si fuera un acto del destino o de casualidades se acabó el Cruz Azul vanidoso, ganador. Ahora la marca ha vuelto a nuestro país para invertir, posicionar y con la idea de competir a través de precios más bajos con las compañías más poderosas del mercado como son Nike, Adidas o Puma.

El Economista charló con Gene Yoon y Jonathan Epstein, CEO y presidente internacional de FILA, respectivamente. Indican que la primera meta es posicionar la marca, tener presencia en las tiendas de retail, generar productos hechos en México con la posibilidad emplear en un año a 500 personas y de paso, quizás, involucrarse en el deporte profesional.

¿Por qué la marca decidió invertir y tener un plan de negocios en México?

Gene Yoon: México, en términos de marca, es uno de los países que representa toda la cultura latina en su esplendor, no sólo hablo de Latinoamérica, sino también de España.

FILA nació en un país de origen latino, en Italia, y tenemos muchas conexiones. Para nosotros es un mercado muy importante donde podemos construir en buen negocio, mucho más que en otros países por la conexión.

¿Cómo visualiza FILA la competencia ?con otras marcas más fuertes en México como Nike, Adidas, Puma?

Gene Yoon: Queremos dar a los ciudadanos mexicanos un valor de la marca, por ejemplo, hay tenis que cuestan 100 dólares de otras compañías, lo que nosotros queremos es darle a 60 o 70% el zapato con la misma o mejor calidad a ese precio. Nike ofrece zapatos a un alto costo y nosotros podemos mejorar el costo y con calidad.

Todas las marcas dependen de la manufactura, nosotros no tenemos problemas con la mínima producción de productos como las otras compañías.

Jonathan Epstein: Si un patrocinador requiere un producto específico nosotros podemos hacerlo. En una semana podemos producir 100 zapatos si quieres algo especial en México, podemos hacer algo que los consumidores pueden decir me gusta, es diferente.

Algo que nosotros queremos en México es que haya producción Hecho en México. Tenemos la oportunidad de hacer productos aquí y emplear a mexicanos para hacer productos para este país. Queremos invertir en la marca y en los mexicanos. Nosotros no sólo queremos hacer dinero y posicionar la marca, queremos ayudar.

Queremos influenciar en la vida de los mexicanos. Creo que podremos emplear a 500 personas.

¿Cómo afecta el nuevo gobierno en ?EU en la expansión del negocio para FILA ?en México?

Jonathan Epstein: Muchos de nuestros productos vienen de otros países y no pasan por Estados Unidos. No tenemos ni dependemos de otros países o intermediarios ya sea por Canadá, Estados Unidos o Brasil. Reforzamos el dinero aquí, fortalecemos la marca. Haremos mucha labor de marketing, en redes sociales, en Internet. Queremos además tener una posición fuerte en las tiendas de retail para que nos ayuden a regresar a la marca con un valor fuerte.

¿Cuánto invierte la marca en México?

Jonathan Epstein: Generalmente, como marca, tratamos de invertir 12% de los ingresos, ahora los ingresos son pequeños. Pero ahora vamos caminando para fortalecer la marca, nos empiezan a ver más.

¿Qué sucedió con la marca, porqué ?desapareció con el impacto que tenía ?en México y en América Latina?

Gene Yoon: La historia de FILA nos dice que somos una marca que ha tenido cambios, muchos. En el 2003 era una compañía italiana, que luego se vendió a Estados Unidos y posteriormente nos asociamos a Corea.

Jonathan Epstein: Nosotros sabemos que la gente ama la marca FILA, patrocinó al equipo olímpico de México en el 2000 y también al Cruz Azul. Sabemos que ahora nosotros tenemos que tener conexión con la gente joven, en su estilo de vida y en el futbol que es el deporte nacional y quizás en un futuro podremos estar ahí en ese mercado del deporte más popular del país. Somos una empresa dinámica y lo queremos demostrar en las tiendas de retail.

¿Cómo han afectado a la marca las ?distintas crisis económicas en el mundo?

Jonathan Epstein: Cuando todo mundo está asustado, nosotros somos más agresivos, esa es nuestra filosofía. La crisis nos ayudó a movernos mejor, llegar más directamente al consumidor y trabajar en cosas que no hacíamos. Le tratamos de dar mucho mayor valor a nuestros productos.

Tenemos que pensar inteligentemente y tratar de desarrollar el negocio, tratar de bajar el precio y que los consumidores se acerquen a nosotros.

ivan.perez@eleconomista.mx