Esto no se queda aquí , advirtió Gareth Bale, estrella de la Selección de Gales, tras eliminar a Irlanda del Norte en los octavos de final de la primera Eurocopa a la que su país clasificó y en la que espera superar a Portugal para ganar su lugar en la final.

Y el delantero del Real Madrid no se equivocó, porque un partido después él y sus compañeros echaron de la competencia a Bélgica, que llegaba como amplio favorito. Hoy, instalados en las semifinales, la historia del cuadro galés hace recordar la hazaña que consiguió Croacia en Francia 1998, Mundial en el que sorprendieron al planeta y concluyeron terceros. A continuación, algunas similitudes de estas dos cenicientas que terminaron por convertirse en protagonistas ante la mirada de todo el planeta.

De entrada, ambos conjuntos llegaron a sus respectivas citas las dos en Francia como una incógnita a competencias en las que debutaron en una gran justa. Una vez ahí, mientras Croacia debutó en una Copa del Mundo con un plantel que promediaba 27.9 años de edad, en la presente Eurocopa Gales comenzó a sorprender al mundo con una media de 26.8.

El camino en fase de grupos ha sido muy similar, con dos victorias y una derrota para cada equipo. Hace 18 años Croacia venció a Jamaica y Japón y fue derrotado por Argentina con cinco goles conseguidos. Gales, dirigido por Chris Coleman, sumó los mismos seis puntos, imponiendo condiciones ante Eslovaquia y Rusia, y cayendo con Inglaterra, con una anotación más que los croatas.

Y una vez en fases de vida o muerte los dos sumaron victorias en octavos y cuartos de final, aumentando la admiración hacia su desempeño luego de eliminar a Alemania (Croacia en el 98 en cuartos) y Bélgica (Gales en el actual torneo y en la misma fase que los croatas).

Hace 18 años, en semifinales, Suker y compañía no pudieron eliminar al local, Francia, que a la postre levantó la Copa, pero en el duelo por el tercer lugar sellaron su gran torneo al imponerse a Holanda, ganándose el respeto de todo el mundo en su primer Mundial.

Hicimos historia: terminamos terceros, algo increíble para un país con 4 millones de habitantes que venían de sufrir con la Guerra de los Balcanes. Estamos muy orgullosos de haber formado parte de ese equipo. Y en lo personal también, pues cumplí el sueño de todo futbolista, que es jugar un Mundial y terminar goleador , dijo la figura de aquella Selección.

Y al hablar de Davor Suker es inevitable no encontrar otra coincidencia, pues quien concluyera como figura de su país y máximo goleador en el 98, con seis anotaciones, era jugador del Real Madrid, mismo club que tiene como uno de sus indiscutibles a Gareth Bale, estrella de Gales, que suma tres goles, sólo detrás de Antoine Griezmann, romperredes de Francia que suma cuatro. Con dos compromisos por disputarse, Bale tiene posibilidades de emular a la exestrella croata.

Ayer, horas antes del choque ante Portugal, el técnico de Gales aseguró que luego de que hace cuatro años no imaginaba estar en el actual escenario, no tiene miedo a morir en el intento de seguir haciendo historia. Si trabajas lo bastante duro y si no tienes miedo del fracaso, puedes aspirar. He vivido más fracasos que éxitos, así que no tengo miedo a fallar. Ahora saboreo este momento tan dulce , concluyó Chris Coleman, quien espera que las coincidencias con aquella histórica Croacia sigan acumulándose.