Roger Martínez es uno de los 40 refuerzos que llegaron a la Liga MX procedente de ligas extranjeras. El delantero colombiano que comenzó su carrera profesional en Argentina con Racing y que ha jugado en Aldosivi del mismo país, en China con el Jiangsu Suning y que los últimos seis meses apenas disputó 243 minutos con Villarreal en España, es uno de los fichajes por los que apostó América para darle un socio en la ofensiva a Oribe Peralta, aunque su inestabilidad por cambios de equipos y la poca participación en la cancha la última temporada pongan en duda su estatus como refuerzo del equipo.

El colombiano es uno de los 10 refuerzos que llegaron al futbol mexicano y que están por debajo de los 1,000 minutos de juego durante la última temporada; es decir, que el año pasado no tuvieron participación destacada con sus equipos, pero que a pesar de eso recibieron la oportunidad de llegar a reforzar a algún equipo mexicano.

Los 40 refuerzos promediaron durante la última campaña 1,392 minutos de juego, que es lo mismo que 15 partidos completos. Esa participación comparada con una temporada regular de 38 partidos deja a los jugadores que llegaron a este torneo Apertura 2018 a México con un índice de apenas 40% del total de minutos de la fase regular del torneo local y sin tomar en cuenta torneos de copa o certámenes internacionales.

Llegan de 19 ligas

El mercado natural de los equipos mexicanos para buscar refuerzos los últimos tres años era la Primera División de Argentina, de donde llegaron 62 jugadores ya sea en compra, préstamos o por la vía libre, sin tener que invertir un peso en la transferencia, pero para el inicio de la temporada 2018-2019 no sólo la liga Argentina es un torneo vendedor para la Liga MX, ya que el poder adquisitivo de los equipos de México ahora busca a sus refuerzos en la Primera División de Chile y en ligas europeas.

Argentina (ocho jugadores), Chile (siete jugadores) y ocho ligas europeas que aportan 10 refuerzos al futbol mexicano son los principales torneos de donde llegaron los refuerzos para el Apertura 2018.

Además, hay jugadores que llegan de ligas poco exploradas anteriormente por los equipos de la Liga MX, como Augusto César, un mediocampista brasileño de 26 años que participó 2,874 minutos la temporada en la Primera División de Irán, con el equipo Sanat Naft.

Son un total de 19 ligas las que aportan los 40 refuerzos de este torneo en México y sólo una de ellas es un torneo de Segunda División, ya que Gustavo Canto jugó la temporada pasada en Ferro Carril Oeste de Argentina, en la categoría de ascenso de aquel país.

El jugador que más participación sumó la temporada pasada con su club y que llegó como refuerzo para este torneo es el futbolista hondureño Félix Crisanto, que con Motagua acumuló 3,161 minutos y que ahora juega para Lobos BUAP.

Los refuerzos europeos, con poca actividad

América pagó 8.5 millones de euros por 50% de los derechos federativos de Roger Martínez. Villarreal, que seis meses atrás pagó 14 millones de euros al club chino Jiangsu Suning, espera recuperar parte de la inversión con una posible futura venta.

El delantero colombiano apenas jugó en nueve partidos la temporada pasada.

Roger es uno de los ocho refuerzos que llegaron de ligas europeas que no tuvieron actividad constante la temporada anterior.

Edison Flores, futbolista peruano que jugó en Aalborg de Dinamarca y acumuló 2,480 minutos, y Guido Pizarro, que en Sevilla jugó para 2,573 minutos, son los dos elementos que superaron el promedio de participación de los refuerzos que llegaron este torneo.

Jugadores como Ricardo Álvarez (419 minutos), Nicolás Pareja (756), Leonardo Ulloa (767), Fabián Castillo (625) Raúl Gudiño (225), Dória (769) llegaron de equipos europeos, pero con escasa actividad en sus equipos.

Por último, los clubes que más jugadores de ligas extranjeras ficharon para este torneo fueron Santos Laguna y Xolos de Tijuana con cinco jugadores y Lobos BUAP con cuatro elementos.