El gobierno federal anunció que los 544 deportistas mexicanos que actualmente participan en los Juegos Panamericanos que se celebran en Lima, Perú, recibirán a su regreso —cada uno— 240,000 pesos diferidos en 20,000 pesos mensuales durante un año.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que adicionalmente se entregarán 40,000 pesos mensuales a los ganadores de medalla de oro; 35,000 pesos a los que obtengan plata y 25,000 pesos para el bronce.

“Están haciendo una extraordinaria labor, una demostración de entrega. Es muy probable que se rebase lo que hemos obtenido en competencias en el extranjero. Me refiero a Juegos Panamericanos.

“Buscamos impulsar el deporte y fortalecer la independencia de cada atleta. Lo que ellos han venido haciendo, ellos han salido adelante por su esfuerzo, por el de sus familias, de patrocinadores y muy poco apoyo por parte del gobierno.

“Entonces ahora, manteniendo su independencia, su libertad, se entrega de esta forma este apoyo para que no haya dependencia y ellos sigan, desde luego, trabajando, entrenando, para lo que viene después, Japón, y que de esta manera cada vez tengamos mejores resultados”, reconoció López Obrador.

Los recursos para estas becas y estímulos provendrán de la subasta de la casa propiedad (en su momento) del empresario Zhenli Ye Gon, cuyo valor de salida es de 95 millones de pesos, ubicada en la calle Sierra Madre, en las Lomas de Chapultepec, Bosques de las Lomas.

AMLO convocó a fundaciones y empresarios a la subasta el domingo 11 de agosto en el Complejo Cultural Los Pinos. Prevé que el próximo lunes invitaría al comprador a Palacio Nacional.

“Aquí vamos a entregar el certificado de compra-venta y vamos a empezar a hacer los trámites en la Secretaría de Hacienda, de modo que cuando regresen los deportistas también la semana próxima se les entreguen sus apoyos”, aseveró.

Cabe destacar que, al conocer de esta intención del gobierno, Zhenli Ye Gon interpuso el 31 de julio pasado un juicio de amparo para evitar que se subaste la residencia.

Sin embargo, el amparo no procederá, debido a que el juez le ordenó presentarse y no lo hizo.

Mediante un comunicado, el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) informó que sigue vigente la subasta, y sostuvo que la propiedad del empresario chino-mexicano ya fue declarada en abandono en noviembre del 2007.

También, otro inmueble de propiedad del empresario, localizado en el Estado de México, fue declarado en abandono, y el SAE lo vendió en el 2014 por un precio de 181.7 millones de pesos.

En dicho caso, no fue presentado ningún amparo ni medio de defensa.

“Es importante mencionar que un bien, antes de ser declarado en abandono, los propietarios tienen un plazo de 90 días para reclamar sus derechos. En este caso, venció el término legal y no se presentó ningún recurso jurídico para apelar el abandono. Actualmente, no se ha admitido amparo alguno que impida la venta de este inmueble.

“El gobierno de México actúa con apego al Estado de Derecho en los procesos comerciales de bienes muebles e inmuebles que se realizan a través del SAE”, destacó.