Pretoria.- La primera testigo del juicio al sudafricano Oscar Pistorius por asesinato dijo el lunes a la corte que escuchó "gritos espeluznantes" de mujer seguidos de disparos, un dramático comienzo que podría desembocar en el encarcelamiento de por vida de uno de los modelos a seguir más admirados del deporte mundial.

Michelle Burger, que vive cerca del lugar del crimen, subió al estrado después de que el atleta olímpico y paralímpico se declarase no culpable de matar a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, el día de San Valentín el año pasado, y testificara que se despertó en mitad de la noche al escuchar a una mujer pidiendo ayuda.

"Aún estaba sentada en la cama cuando escuché sus gritos", dijo Burger al tribunal de Pretoria, hablando en afrikáans con la ayuda de un intérprete.

"Gritó terriblemente y gritó en busca de ayuda. Luego también escuché a un hombre gritando ayuda. Tres veces pidió ayuda", dijo.

Pensando que se trataba de un allanamiento con violencia, una posibilidad en una Sudáfrica con creciente inseguridad, Burger dijo que su marido llamó a la compañía de seguridad privada que vigila su urbanización de clase alta al este de Pretoria, antes de que la pareja escuchara más gritos.

"Volví a escuchar los gritos. Eran peores. Eran más intensos. Ella estaba muy asustada", dijo Burger al tribunal, mientras su voz se rompía por la emoción.

"Justo después de sus gritos, escuché cuatro disparos. Cuatro disparos", dijo. "Bang ... bang, bang, bang", añadió.

"Fue muy traumático para mí. Podía escuchar que eran gritos espeluznantes", dijo. A lo largo de su testimonio, Pistorius, de 27 años, permaneció sentado impasible mirando al suelo.

El atleta, al que amputaron ambas piernas con 11 meses al haber nacido sin peronés pero que llegó a las semifinales de 400 metros en los Juegos Olímpicos de 2012 corriendo con prótesis de carbono, dice que la muerte de Steenkamp fue un trágico accidente ya que él la confundió con un intruso escondiéndose en el baño.

El testimonio de Burger, que vive a 177 metros del hogar de Pistorius en una urbanización residencial, no fue televisado en directo por petición propia, aunque el audio sí fue retransmitido.

Anteriormente, Pistorius se declaró no culpable de haber matado a Steenkamp, de 29 años, al igual que de otros cargos como descargar una pistola bajo la mesa de un restaurante en Johannesburgo y de disparar contra el techo del automóvil de una ex novia.

Los fiscales buscan demostrar que Pistorius disparó cuatro veces con una pistola nueve milímetros a través de la puerta del baño en un intento deliberado de matar a la persona que estaba en esa habitación.

Steenkamp recibió tres disparos: en la cabeza, en un brazo y en la cadera. Fue declarada muerta en el lugar.

Si los fiscales convencen a la jueza de la intención de asesinato, Pistorius podría recibir una condena de prisión perpetua o un mínimo de 25 años en la cárcel.

mac