Los Juegos Panamericanos en Lima se comprometieron a ser un evento “neutral en carbono” con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente del Perú.

Tanto el Ministerio del Medio Ambiente como la Agencia Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado serán responsables de medir la huella de carbono del evento, y todas las emisiones inevitables se compensarán mediante créditos de carbono.

Los proyectos en cuatro áreas naturales locales —San Martín, Ucayali, Puno y Madre de Dios— serán el foco de la política de compensación. Los “primeros Juegos Panamericanos (ecológicos) son parte de la iniciativa de sostenibilidad Perú Limpio (o Perú Limpio) del Ministerio de Medio Ambiente”, que informa y educa “a los ciudadanos sobre las buenas prácticas ambientales”.

Perú Limpio tiene cuatro principios: consumo responsable, espacios públicos limpios, reciclaje y el pago de impuestos para que el gobierno tenga los recursos a su disposición para proteger el medio ambiente.

Perú enfrenta una serie de problemas ambientales. La exploración y extracción de petróleo y gas para metales preciosos ha contribuido a la deforestación, la contaminación del agua y el suelo, así como al desplazamiento de los pueblos indígenas.

La ministra de Medio Ambiente, Lucía Ruiz, dijo que los Juegos marcarían un “antes y un después” para la infraestructura deportiva sostenible en Perú. Debido a la naturaleza de alto perfil del evento, Ruiz enfatizó la necesidad de “promover un nuevo estilo de vida, con un Perú verde y limpio”.

“El evento estará en consonancia con los problemas ambientales, mediante el uso de paneles solares y energía renovable”, agregó.

“Estos juegos representarán un cambio y mostrarán al mundo lo que somos y lo que queremos ser”.

Como parte de las iniciativas ambientales de los juegos, los vendedores de alimentos tendrán prohibido repartir bolsas de plástico de un solo uso, popotes o envases de espuma de poliestireno. También se ha pedido a los espectadores que no traigan plásticos de un solo uso.

Los voluntarios ambientales apoyarán la visión de sostenibilidad de los juegos al ayudar con la recolección selectiva de residuos y el reciclaje.

“Como país, ésta es nuestra oportunidad de administrar el medio ambiente de manera diferente y mejorar nuestros hábitos”, dijo Carlos Neuhaus, presidente de Copal, el organismo responsable de organizar los Juegos Panamericanos.

“Más de 400 millones de personas en todo el mundo nos estarán observando, por lo que debemos hacer las cosas de manera diferente. Lima estará en el centro de atención y podemos hacerlo mejor”. (Con información de The Sustainability Report)