Perú enfrentará hoy a Nueva Zelanda en el Estado Nacional de Lima en el duelo de vuelta por el repechaje si quiere regresar a un Mundial después de 36 años.

Sin su figura y máximo artillero Paolo Guerrero, la escuadra inca tuvo una deslucida actuación en la ida en Wellington, enredándose ante los Kiwis y selló un magro 0-0. Sólo una victoria llevará a Perú directo a Rusia 2018. Un empate a cero forzaría a tiempos suplementarios y, si todo sigue igual, irían a penales.

A los All Whites, que llegan a Lima sin presiones, un 1-1 le sirve, pues gana quien haya hecho más goles de visita.

Paolo Guerrero del cuadro inca, fue suspendido por 30 días por la FIFA luego de dar positivo en el examen antidopaje tras el duelo con Argentina el 5 de octubre. Sus compañeros esperan que pueda revertir la sanción y, en caso de ganar, le dedicarán el juego a su capitán y goleador. Con la formación de un equipo sin estrellas, pero sólido, Perú se encuentra en su mejor momento de las últimas tres décadas. Los incas no van a un Mundial desde España 1982.

La última repesca que disputó Perú fue en 1985, frente a Chile, donde perdieron su opción de llegar a México 86.

“Sabemos que si Perú pierde va ser un desastre nacional. Nosotros no tenemos presión, tenemos un equipo unido y pequeño, pero fuerte que esta aquí para ganar”, dijo Anthony Hudson, entrenador de los All Whites.

Nueva Zelanda clasificó a la repesca al ganar las eliminatorias de la zona Oceanía con un balance de siete triunfos y dos empates, en nueve partidos. Participó en los Mundiales de España 1982 y Sudáfrica 2010, en los que nunca ganó un partido.

Perú y Nueva Zelanda lucharán por el último boleto disponible a Rusia 2018. El penúltimo lo pelean Australia y Honduras.