Patriotas de Nueva Inglaterra y 49es de San Francisco no sólo reciben a sus rivales de cara al próximo Super Bowl, también les ganan en la inversión por campaña, pues sus nóminas son unos 20 millones de dólares más pequeñas que las de los conjuntos que enfrentarán.

Nueva Inglaterra y su inversión Brady

Robert Kraft, dueño de Patriotas de Nueva Inglaterra, sabe hacer negocios. No sólo tiene un equipo exitoso en el campo y que como franquicia es de las cinco más caras de la NFL. También lo hace a un buen precio. Basta con ver la nómina de esta campaña: 89.2 millones de dólares, casi 20 millones menos que la de su rival Cuervos de Baltimore.

Su mejor inversión: los 13.2 millones de dólares que ganó en esta campaña su mariscal de campo, Tom Brady. El segundo mejor pagado es Jerod Mayo, quien gana 8.1 millones de dólares.

La nómina de Baltimore tiene un valor de 108.8 millones de dólares.

En la cima de la tabla se encuentra el liniero defensivo Terrell Suggs, quien tiene un salario base de 3.4 millones de dólares, sin embargo, con los bonos alcanzó en esta campaña los 9.6 millones de dólares.

Eli encabeza los triunfos en la billetera

El hermano menor de los Manning, Eli, es el jugador mejor pagado en Gigantes, con un salario en este año de 12.9 millones de dólares en una franquicia que tuvo una nómina de 105.4 millones.

Manning, quien ya ganó un Super Bowl con Gigantes de Nueva York, aún tiene cuatro años más de contrato. Para el 2015 podría estar ganando 21.4 millones de dólares.

Por su parte, el rival de Gigantes por el campeonato de la Conferencia Nacional, 49es de San Francisco, tiene la nómina más baja de los cuatro conjuntos que aspiran a ser campeones de la NFL: 68 millones de dólares.