A México no le importa soñar en grande. Aun cuando los problemas de organización han empañado los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, nuestro país espera ser sede del Mundial de Natación para el 2015 o el 2017 en el cual estima gastar unos 50 millones de dólares.

El reto no ha sido nada fácil. No sólo por la gran inversión que se planea para esta justa, sino que para Guadalajara, ciudad candidata, será difícil competir con ciudades como Cantón (China), Kazán (Rusia) y Hong Kong en el caso de los mundiales del 2015 y contra Montreal (Canadá) en el caso del 2017.

No obstante, los dirigentes deportivos tienen la confianza de lograr la sede de un mundial que según estima la Federación Internacional de Natación (Fina) es trasmitido a 200 países en el mundo.

México tiene la historia de organizar competencias mundiales que han salido bien, contamos con las instalaciones panamericanas que pueden competir con cualquiera. Además, tenemos de nuestro lado que nuestro continente no se ha visto favorecido con obtener este tipo de competencias y esos son factores que nos pueden dar ventaja , aseguró Bernardo de la Garza, director de la Conade.

Arriesgarse vale la pena

Llegar a la última etapa del proceso de candidatura no es cosa sencilla pero el beneficio que trae consigo organizar un evento de este tipo bien vale la pena. De acuerdo con cifras proporcionadas por Kiril Todorov, aunque el evento puede llegar a costar unos 50 millones de dólares, las ganancias generadas por el Mundial podrían ascender a por lo menos unos 25 millones de dólares.

Hay ganancia implícita aunque no esté cuantificada en cuanto a difusión de imagen. Lo cuantificable son las ganancias del evento por las cuestiones comerciales, patrocinios y derechos de televisión, aunado a la venta de boletos, lo cual nos redituaría entre 35 y 50% de ganancia generada, aunque nuestro objetivo será llegar a 90% de ganancias para que nuestro gasto sea mínimo , explica Todorov.

Para ese objetivo, se han valido de la experiencia de los organizadores de los Juegos Panamericanos y por supuesto de las instalaciones como el recién inaugurado Centro Acuático Scotiabank, aunque Todorov aceptó que, en caso de ganar la sede, habrá que hacer algunas modificaciones al inmueble, tales como duplicar su capacidad.

El impacto mediático y turístico de un Mundial de Natación es tal que la pasada justa, Roma 2009, se estima que llegó a 3,500 millones de televidentes, la mitad de la población del planeta.