La forma en cómo se usan y obtienen los recursos que se destinan para el impulso del deporte es una parte fundamental en la generación de una estrategia a largo plazo. La falta de transparencia y la percepción de corrupción suelen ser uno de los obstáculos.

La Universidad del Valle de México y The Aspen Institute realizaron el estudio Rediseño de la cultura física y el sistema deportivo mexicano para alcanzar su máximo potencial , en el cual consultaron a 60 personas involucradas en el ámbito deportivo: deportivas en activo, exdeportistas, empresarios, dirigentes, académicos y promotores del deporte.

Para la realización del estudio se tomaron en cuenta a 25 empresas, de las cuales 12 son compañías multinacionales que invierten en el deporte en otras naciones, pero en México no lo hacen.

Entre las respuestas por las que la Iniciativa Privada (IP) no destinan recursos en el país son: no entienden el sistema, no saben cómo invertir, nadie se les ha acercado, no hay deducibilidad y la falta de transparencia.

Las empresas dicen que no van invertir en el deporte si el dinero se va a ir a una canasta donde no saben qué se hace con éste. Entonces, hay una falta de credibilidad en el sistema de la aplicación de los recursos. Otro tema importante es que no da un seguimiento de largo plazo, de qué me sirve invertir en un proyecto deportivo hoy, si mañana desaparece , explicó Dieter Holtz Wede, coordinador del estudio y presidente de Laureate México.

Para Caroline Assalian, exoficial en jefe del Comité Olímpico de Canadá, lo que primero se debe realizar antes de solicitar recursos es ver el dinero que está en el sistema y cómo se está utilizando, ya sea de manera eficaz o no, antes de acudir al sector privado o al gobierno para pedir más recursos. Primero se debe verificar cómo se está gastando, si hay rendición de cuentas y si es transparente el proceso .

Tras analizar la información obtenida en el estudio realizado la propuesta tiene los siguientes ejes: redefinir la estrategia nacional de activación física; crear un comité nacional de activación física, que establezca la directriz en la aplicación de los recursos, genere el foro y los esquemas de participación coordinada de la Iniciativa Privada y sociedad civil; ubicar a la IP en un organismo coordinador de la industria del deporte; darle y exigirle uso de la plenitud de sus facultades al Comité Olímpico Mexicano para supervisar a la federaciones y una nueva estructura para la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

El tiempo que llevaría reestructurar del sistema deportivo depende de la voluntad, no requiere demasiado trabajo previo, es una cuestión de creer en él e implementarlo, porque aquí no hay ninguna reforma constitucional. Creo que si hubiera voluntad, el gobierno podría estar estructurando todo esto en seis meses y lo que haría falta es explicar a los organismos deportivos internacionales esa nueva relación que existe en México , acotó Dieter Holtz.

Para migrar a un nuevo modelo deportivo en una nación, de acuerdo con palabras Marcus Vinícius Freire, exdirector ejecutivo del Comité Olímpico de Brasil, la primera cosa, independientemente de cómo se hará el cambio, que tienen que ser con profesionales, no con los amigos de los amigos .