Han pasado seis meses desde que Correcaminos se coronó campeón de la Liga de Ascenso, pero hoy tendrá que recordar las estrategias, jugadas e ímpetu que lo hicieron monarca en el Torneo Apertura 2011 si quiere conseguir la victoria frente a León en la final de ida para formar parte del máximo circuito.

El club Esmeralda tiene la ventaja de venir encarrilado al obtener el título apenas esta temporada, pero Ignacio Rodríguez, estratega del club tamaulipeco, argumentó en entrevista telefónica para El Economista que confía en las estadísticas, las cuales muestran que en los últimos cinco años los campeones del primer torneo son los que ascienden a la Primera División.

Las estadísticas favorecen a Correcaminos. A nosotros nos vino bien el tiempo de descanso física y anímicamente nos sentimos mejor, sin desgaste. Tendremos el mismo ímpetu que el de la final en la que nos coronamos , aseguró.

Por otro lado, León, equipo dirigido por el técnico Gustavo Matosas, parte como favorito luego de haber culminado esta campaña sin ninguna derrota.

Pero, para Rodríguez, su conjunto se ha fortalecido en su necesidad y, a pesar de las carencias, considera que es un club que se hace de la posesión del balón y sabe sorprender con base en una buena circulación del mismo , aunque también reconoce que su oponente cuenta con una ofensiva de cuidado.

Matosas tiene un equipo con gran movilidad y con grandes variantes de ofensiva y un jugador muy certero como lo es Sebastián Maz, y en las orillas a los dos colombianos (Hernán Burbano y Eisner Lanoa) que tienen demasiada rapidez cuando toman la pelota , explicó el estratega.

Así, conociendo sus virtudes y las del equipo rival, Correcaminos está listo para pelear por el ascenso mientras su técnico, Ignacio Rodríguez, sueña con la posibilidad de dirigir en la Primera División si la directiva lo tiene a bien , ya que medir su alcance en el Máximo Circuito es un objetivo y deseo que le ilusiona tanto como cuando empezó a dirigir en la Liga de Ascenso hace ya más de cinco años.

llanely.rangel@eleconomista.mx