La tenista española Lara Arruabarrena, una de las componentes del equipo de dobles mixto acusado de haber amañado un partido en el Abierto de Australia, afirmó que está preparada para ser investigada y demostrar su inocencia.

El New York Times publicó esta semana que el encuentro de la pareja formada por Arruabarrena y su compatriota David Marrero contra el polaco Lukasz Kubot y la checa Andrea Hlavackova generó una gran cantidad de apuestas en favor de los segundos.

Según el diario, el número de apuestas fue mucho mayor a lo que es normal en una primera ronda de dobles mixtos y la firma Pinnacle Sports dijo al rotativo que suspendió las apuestas para este partido 13 horas antes de que empezara.

Kubot y Hlavackova ganaron el partido por 6-0, 6-3.

Antes de hacer trampas, rompería la raqueta en mil pedazos con mis propias manos , dijo Arruabarrena en un comunicado.

No soy una tramposa. No he amañado un partido en mi vida. Así que aquí estoy, preparada para que me investiguen de arriba a abajo si es necesario. No tengo nada que esconder , añadió.

El artículo del New York Times también fue contestado por dos grandes compañías de apuestas.

The Sydney Morning Herald afirmó que William Hill y Betfair mantuvieron abiertas las apuestas para el partido y no registraron ninguna actividad inusual.

Estas acusaciones llegan después de las informaciones de la pasada semana; se ha sospechado en varias ocasiones de jugadores que han estado entre los 50 mejores del mundo, pero sin que se llegara a tomar ninguna medida.

La sombra de la corrupción ?no afectó el evento

La ATP, la WTA, la Federación Internacional de Tenis y los directores de los cuatro Grand Slam afirmaron que la investigación busca analizar el funcionamiento de la Unidad de Integridad del Tenis (UIT) y llamaron a los poderes públicos a reforzar las sanciones para casos de partidos amañados.

Las acusaciones de arreglo de partidos han generado titulares, es cierto, pero como organización tenemos que estar satisfechos por la forma en que respondió todo el deporte , dijo a la AP el director del Abierto de Australia, Craig Tiley. (La respuesta) ha sido decisiva y unánime .

Los informes de prensa vincularon a docenas de jugadores activos en el torneo, ninguno identificado, con amaño de partidos para beneficiar a apostadores. El alboroto ocasionado por las acusaciones ensombreció el ambiente entre los jugadores, que usualmente consideran el Abierto de Australia como su Slam favorito.

Tiley dijo que las cifras de espectadores y los niveles de audiencia televisiva demuestran que el torneo no se vio afectado por las acusaciones.

La mejor respuesta para eso son las cifras , indicó. Estamos encaminados a fijar un récord de espectadores, y las otras cifras de difusión a través de todas las plataformas también son muy buenas .