El mánager de Alemania, Oliver Bierhoff, y su capitán Philipp Lahm respondieron al seleccionador albiceleste Diego Maradona, que interpretó las críticas de Bastian Schweinsteiger sobre el ánimo de Argentina como signo de nerviosismo, rechazando esa interpretación.

"No estamos nerviosos", aseguraron rotundamente los alemanes este jueves.

"Hay tensión antes de este partido, pero no nerviosismo. Pero es normal porque vamos a jugar un cuarto de final de Copa del Mundo contra uno de los favoritos", declaró el capitán alemán Philipp Lahm.

"No estamos nerviosos, Schweinsteiger tampoco. Ya tiene un pasado con mucha experiencia detrás suyo. Estamos concentrados en lo que tenemos que hacer", apuntó Bierhoff, mánager general de la Nationalmannschaft que afronta el sábado a Argentina en Ciudad del Cabo por un boleto en semifinales de Sudáfrica-2010.

El miércoles, Schweinsteiger había declarado en conferencia de prensa que "los argentinos eran irrespetuosos en el campo de juego", en referencia al tumulto generalizado que se provocó tras el duelo de cuartos de final en Alemania-2006, entre ambos equipos (1-1 en alargue, 4-2 por penales Alemania).

Maradona reaccionó a estas declaraciones preguntando a Schweinsteiger si estaba nervioso.

El cuerpo técnico alemán aseguró que no habían charlado del tema con Schweinsteiger luego de sus polémicas declaraciones con las que calentó el partido.

"No hubo conversación entre el 'staff' y él tras sus declaraciones. Conocemos a Bastian, su intención no fue desatar una tormenta mediática. Es un jugador muy limpio, no es uno que se queda mucho tiempo en el piso, alguien que da la mano a su adversario", recordó Bierhoff.