La operación Neymar no ha terminado; se cerrará, al menos por ahora, este viernes cuando acabe el mercado de fichajes. ¿Qué tiene que ver la contratación del futbolista brasileño con Ucrania, China, Alemania...?

Como una cadena, la transferencia de Neymar al PSG ha movido 846 millones de euros entre nueve clubes en seis países. El club francés pagó la cláusula de rescisión de contrato por 222 millones de euros al FC Barcelona y entonces empezó el movimiento de dinero y jugadores. Todos ellos pagados a un precio mayor de lo que dice valer su carta (según las cifras de Transfermarkt).

Por ejemplo, el PSG dará al Mónaco 180 millones de euros por K. Mbappé (este año jugará en calidad de préstamo para que no lo sancionen por el Fair Play Financiero). El precio de la carta del jugador francés es de 35 millones de euros; es decir, que el conjunto parisino depositará 5.1 veces más de lo que el mercado lo tasa y apenas ha jugado una temporada como profesional.

El ajedrez de los fichajes, como generalmente sucede, se ha movido tras la contratación de Neymar. Pero ahora tiene un ingrediente extra... que los clubes saben que todos tienen dinero, luego entonces los acuerdos suben considerablemente de precio.

Barcelona se acaba su dinero

Después del pago de la cláusula de rescisión, el mundo entero sabía que el FC Barcelona tenía 222 millones de euros disponibles. Y entonces es así como Ousmane Dembélé fue transferido a la entidad azulgrana desde el Dortmund 3.1 veces más caro y lo mismo por Philippe Coutinho que será oficializado como jugador catalán en las próximas horas o incluso el doble por Paulinho que llega procedente de China. El club culé ya se gastó lo que tenía.

Liverpool, por su parte, tras la negociación para transferir a Coutinho al Barça, tendrá a su disposición al menos 140 millones de euros. El conjunto británico ya gastó 51 millones por el jugador Naby Keita, quien se incorporará hasta la campaña 2018-19 al equipo de Jürgen Klopp, además de que el entrenador alemán pondrá en la mesa 72 millones de euros por el futbolista del Mónaco, Thomas Lemar.

La operación Neymar desató la cadena de los fichajes más altos de todos los tiempos. Neymar es el número uno, pero le seguirá el de Mbappé, también al PSG, por 180 millones de euros, después el de Coutinho y Dembélé al Barcelona por 140 y 105 millones.

Clubes de España, Francia, Inglaterra, Alemania, China y Ucrania se han visto involucrados en la serie de traspasos que originó el PSG con sus compras millonarias.

No me va a afectar la cantidad de la transferencia

El delantero Ousmane Dembélé, recién fichado por el Barcelona, trató de evitar comparaciones el lunes al destacar que aún tiene mucho camino por recorrer antes de poder ser como Neymar.

Hay una diferencia entre yo y Neymar , aseguró Dembélé. Él es uno de los mejores futbolistas del mundo, es excelente. Yo soy joven, sólo he jugado dos temporadas como profesional. Trato de aprender día a día, estoy tratando de ser mejor .

El francés de 20 años fue presentado oficialmente como la nueva adquisición del club catalán, donde suplirá al brasileño, quien partió al Paris Saint-Germain en un histórico canje en el periodo entre temporadas.

El Barcelona pagó 105 millones de euros para adquirir a Dembélé del Borussia Dortmund, más posibles cobros adicionales que podrían elevar la cifra a 147 millones de euros, lo que convertiría al francés en el segundo jugador más caro de la historia. El mercado ha cambiado. Lo que importa es que yo hago mi trabajo en la cancha. No me va a afectar la cantidad de la transferencia .

El Barcelona explicó que más de 17.000 aficionados acudieron al Camp Nou para recibir a Dembélé en una presentación que se retrasó por aproximadamente dos horas debido a cuestiones burocráticas que impedían que el joven firmara el nuevo contrato.