Aguascalientes.- Necaxa acabó con la racha sin gol en contra de Lobos BUAP en la liguilla del Torneo Clausura 2012, pero sólo anotó uno de los tres que necesitaba para avanzar a la final, en juego que ganó 1-0 y así quedó eliminado por el 1-3 global.

Ni siquiera porque el equipo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla se quedó con diez elementos desde el minuto 15 por la expulsión del paraguayo Gustavo Ramírez, pudo Rayos aprovechar su condición de local y la superioridad numérica para lograr la hazaña de levantarse del 0-3 adverso de la semifinal de ida.

Los pupilos de Sergio "Millonario" Orduña se defendieron, ahora sí, a ultranza y tras calificar como sexto lugar general en la fase regular avanzaron ya a la disputa por el título.

Ahora esperarán al ganador de la serie entre León y el actual monarca, Universidad Autónoma de Tamaulipas, que gana la fiera 1-0 tras el primer capítulo.

Rayos buscó un gol de manera rápida para, con paciencia, ir en busca de los demás. Tuvo dos opciones en los primeros minutos: un cabezazo "picado" de Alejandro Castillo, que se fue por un costado del ángulo derecho, y una barrida a segundo poste de Ezequiel Orozco, aunque ya había cerrado el arquero Oscar Jiménez.

De entrada, la afición mostró poca confianza en el cuadro de casa para este duelo semifinal de vuelta, pues hizo una irregular entrada al estadio Victoria, similar a la de la fase de calificación.

A los 15 minutos se complicó la situación para la visita, en un contragolpe donde, de tener una oportunidad para ampliar el global y dificultar la reacción de los hidrocálidos, se quedó en inferioridad numérica en decisión que no dudó el juez.

Jair García guió un contragolpe desde medio campo y ya a la entrada del área cedió a la derecha para la llegada, sin marca, del paraguayo Gustavo Ramírez, quien perdonó la oportunidad pero además dejó ir el vuelo de su pierna hacia el arquero Roberto Salcedo y el silbante de inmediato mostró tarjeta roja al atacante.

Necaxa siguió en busca de recortar la desventaja en el global con disparos de media y larga distancias, por vía de Ezequiel Orozco (22) y Víctor Hugo Lojero (24), éste dentro del área, pero ambos fueron controlados por el arquero Oscar Francisco Jiménez.

Fue a los 27 minutos que la insistencia de los rojiblancos redituó, en un testarazo bombeadito de Alejandro Castillo que superó el vuelo de Jiménez para el 1-0, que significó el primer tanto recibido por los universitarios en esta liguilla tras 297 minutos en blanco.

La anotación animó a los anfitriones, pero también fue una advertencia para los visitantes, quienes con un hombre menos empezaron a irse más atrás para cerrar los espacios, al grado que en el resto del primer lapso hubo pocos remates al arco poblano.

Avanzó el tiempo y ambos cuadros tuvieron que irse al descanso sin mayor movimiento en el marcador. Con 45 minutos por delante, Rayos volvió a la carga, pero sin la claridad para encontrar a sus hombres de peligro en buena posición para generar peligro.

Tuvo varias oportunidades en tiros de esquina, pero los atacantes rojiblancos casi no ganaron los remates. Exageraron en servicios al área, en busca de aprovechar la estatura del central Alejandro Mercado, quien entró como relevo en la parte final, pero la zaga encabezada por Adrián Sánchez tuvo orden y anticipación para evitarlo.

apr