Desde la llegada del director técnico Diego Alonso a Rayados de Monterrey, la directiva ha invertido 54.4 millones de dólares en la compra de ocho jugadores, y desde entonces el único campeonato que han obtenido fue la Concachampions 2018-19.

Dichos futbolistas cuentan con una devaluación en su carta respecto al precio por el que fueron comprados de 10.4 millones de dólares. Un promedio en la baja de su precio de 1.3 millones. Además de disminuir la cifra por la que fueron obtenidos, los resultados en la cancha no han sido los deseados por la afición regia en el Apertura 2019.

“Ha faltado el título de Liga, aunque nada te garantiza que por invertir mucho dinero vas a ser campeón, éste aspecto del futbol es multifactorial. Tendría que estar en el día a día para saber qué pasa, pero lo que se puede observar es que las individualidades no pasan por su mejor momento futbolístico”, comenta a El Economista Luis Miguel Salvador, expresidente de Rayados.

De los 54.4 millones invertidos, la directiva ha gastado más de la mitad del valor total de la plantilla actual que involucra 25 jugadores y está cifrada en 92.1 millones. Además de que ésta cantidad supone mayor dinero del que están valuadas 15 plantillas de Liga MX, entre las que se encuentran: Santos Laguna, Necaxa, León y Querétaro. Los cuatro conjuntos que se ubican en las primeras posiciones del torneo.

“Ganar la Concachampions fue una especie de parche que no duró mucho. El equipo se volvió predecible, el esquema principalmente es brindar balones a Funes Mori. Hay un rendimiento muy bajo de algunos elementos como Avilés Hurtado y Maxi Meza. Además, cuando intenta cambiar de esquema, en ocasiones Janssen parece terminar estorbando a Funes Mori”, expresa a este diario el periodista regiomontano, Juan Carlos Monroy.

En contraste a Monterrey, Necaxa ha sido una de las sorpresas en este Apertura 2019 al conseguir (hasta el momento) 20 puntos en 11 juegos. El equipo titular del técnico Guillermo Vázquez representa una inversión de 8.3 millones; es decir, 6.1 millones menos del dinero que Rayados gastó por contratar a Maximiliano Meza, quien en 889 minutos jugados en este torneo ha obtenido un gol y una asistencia.

La situación del equipo ha causado el hartazgo de la afición, inclusive en la Jornada 9, los seguidores comenzaron a exigir el despido de Diego Alonso con gritos en el estadio. En redes sociales utilizaron el hashtag #FueraAlonso para expresar su descontento con el desarrollo de sus jugadores y entrenador.

Luego de las manifestaciones en su contra, el mismo técnico expresó que el funcionamiento de su equipo tenía que convencer a sus fans.

“Se respeta, el público es soberano y puede expresarse como deseé. Tenemos que convencer al público, no ellos a nosotros”.

Monterrey, siempre ha sido una de las principales ciudades que más llena estadios, aunque el enojo de la gente comienza a permear en la asistencia. Durante las dos últimas jornadas, el Estadio BBVA ha obtenido las más bajas del torneo: 35,686 en la fecha nueve y 33,060 personas en la 10.

“Por la gran inversión hay una ruptura de la afición con su equipo y directiva. Las entradas dejan de ser llenos y de no ser por el Mundial de Clubes, ya habrían destituido a Diego Alonso”, expresa Monroy.

A pesar de ello, los últimos dos campeones de Liga MX desde que Alonso tomó el equipo, también se han destacado por realizar inversiones importantes.

Tigres previo al título de Clausura 2019, gastó 19.1 en Guido Pizarro y Carlos Salcedo. Mientras que el América, antes de ganar el Apertura 2018, invirtió 12 millones es Roger Martínez, Jorge Sánchez y Luis Reyes.