Bajo un trasfondo de protestas e indignación en el ámbito político, Juventus venció 1-0 al Milán para conquistar la Supercopa italiana por octava vez.

Cristiano Ronaldo fue el autor del único gol de partido a los 61 minutos, para atrapar su primer título con Juventus, el equipo más laureado en la historia del duelo que enfrenta al campeón de la Serie A y al ganador de la Copa de Italia.

“Me siento feliz, es lo que buscaba, ganar mi primer título con Juventus. El objetivo era arrancar fuerte este año y lo hemos logrado. La Liga es el principal objetivo, estamos bien, pero falta mucho trabajo”, dijo Cristiano.

Fue el cuarto gol del portugués en sus últimos cuatro partidos y no da muestras de verse afectado —al menos en la cancha— por la denuncia de una presunta violación en el 2009, presentada por una exmodelo estadounidense. Cristiano rechaza las acusaciones.

Juventus, campeón de la Liga en las últimas siete temporadas, lidera la Serie A por nueve puntos y se metió en los octavos de la Liga de Campeones.

Políticos italianos y activistas de los derechos humanos criticaron que el partido se jugara en Arabia Saudí a raíz del asesinato del columnista del Washington Post, Jamal Khashoggi, en el consulado saudí en Estambul.

Pero el partido acabó disputándose a lleno en el estadio King Abdullah Sports City, en Yeda.

La concurrencia fue de más de 61,000 aficionados, incluyendo 15,000 mujeres que el año pasado recibieron el permiso para presenciar por primera vez partidos de futbol.

En junio del año pasado, la Liga italiana anunció que había acordado con la autoridad deportiva saudí para celebrar en el país tres de las próximas cinco Supercopas.

El acuerdo provee más de 20 millones de euros a la Serie A y 3.5 millones de euros a los clubes participantes.

“Soy muy respetuoso de todas las opiniones. Es algo que consultamos y volveremos a hacerlo. Me parece que ha sido útil tener este diálogo, hablaremos de manera civil y todos entenderán los puntos de vista de todos”, dijo el presidente de la Serie A, Gaetano Micciche.

El sindicato de periodistas de la televisión estatal italiana expresó sobre el partido que era “absurdo” e “inaceptable” desarrollar el juego en Arabia Saudita, poco más de tres meses después del asesinato de Khashoggi.

A las mujeres se les permitió ingresar a los estadios deportivos saudíes hace un año por primera vez para ver partidos de futbol, aunque fueron segregadas en las gradas de la sección familiar, lejos de las multitudes de hombres, y esas reglas se aplicarán para el partido de la Supercopa incitando a algunas mujeres a decidir no viajar.

“Admitieron que las mujeres por su cuenta podrían ir al partido, pero el hecho es que todavía tendría que verlo desde un sector determinado, lejos de mis amigos, con quienes no podía cantar, mostrar mi apoyo y aumentar la bandera de mi club”, dijo una aficionada, abogada de 49 años, Maria Luisa Garatti, al periódico italiano Corriere della Sera.

“Esta segregación en sectores separados me duele, y me duele que el futbol italiano la acepte”, agregó.

La sede de la Supercopa de Italia ya ha pasado por Estados Unidos, China y Qatar. La primera vez que salió del país fue en 1993, cuando se disputó en Washington.