La Selección Mexicana Sub-22 se encuentra a unos días de iniciar otra aventura en la Copa América, un torneo que le va bien a los verdes, pero que les ha negado el título. En su debut en Ecuador 1993, México alcanzó el segundo lugar y repitió la hazaña en Colombia 2001, pero nunca se ha alzado con la corona. Puede presumir, en cambio, que en sus siete participaciones siempre ha conseguido avanzar a los cuartos de final.

Más allá de la reciente expulsión de ocho seleccionados, provocado por un escándalo con prostitutas en un hotel de Argentina, México se convirtió en un rival de respeto en Sudamérica y se ha vuelto el invitado incómodo de la Copa América, en un obligado contendiente por el título.

El Tri llegó a Ecuador 1993 para completar a 12 las selecciones inscritas en la Copa América; desde el subcampeonato, en el que el delantero celeste Gabriel Batistuta terminó con las esperanzas del título del Tricolor, los resultados han sido positivos para el combinado azteca.

En Ecuador 1993, el Tri avanzó como uno de los mejores terceros lugares, al cosechar sólo dos unidades. Pero sus cualidades pudieron ser vistas en América a partir de los cuartos de final, donde la selección obtuvo su primera victoria ante Perú. Ya en semifinales se deshizo de Ecuador y en una reñida final cayó ante Argentina.

Ocho años después de Ecuador de lo conseguido por Jorge Campos, Benjamín Galindo y Alberto García Aspe en Argentina, el equipo viajó a Colombia 2001. En su primer encuentro, venció a Brasil por la mínima diferencia; después igualó con Paraguay y cayó con Perú. Luego se deshizo de Chile y Uruguay, y cuando parecía que sería el primer invitado en coronarse en la Copa América, Colombia aprovechó su calidad de anfitrión y se alzó con el campeonato.

Pero esa condición de selección de respeto no ha pasado a la categoría de selección campeona .

En siete participaciones, el Tri ha consechado dos subcampeonatos, tres terceros lugares y ha caído en los cuartos de final en un par de ocasiones. Lo cierto es que nunca ha sido eliminado en la fase de grupos, una tradición que espera continuar la Selección Sub 22, que el próximo lunes comenzará ante Chile su aventura por Argentina.