Entre el inicio del Laboratorio Nacional Antidopaje, la certificación de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) y los años posteriores, Conade ha invertido entre 176 y 200 millones de pesos en equipo, sustancias y personal para su operación, de acuerdo con cifras de la Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados en sustancias, equipos y personal.

Por un periodo de seis meses en 2016 (año de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro) se perdió la certificación pero luego, se recuperó.

La inversión con máquinas de alta calidad no tendrá continuidad ante el anuncio del cierre del Laboratorio por falta de presupuesto.

Ahora, la Conade tendrá que invertir en el pago para mandar a realizar una prueba en laboratorios antidopaje con reconocimiento de la WADA.

Se estima que hay 800 muestras almacenadas que deberán ser enviadas a otros laboratorios acreditados por la WADA. Esto cuesta aproximadamente 6,699 pesos y si a eso multiplicamos el número de pruebas que se realizaron el año pasado (2,314), tendría un costo de 15.5 millones de pesos aproximadamente, eso sin considerar el costo del viaje.

Ayer, el semanario Proceso publicó que por falta de recursos económicos el Laboratorio de Control y Prevención del Dopaje que administra la Conade, cerrará a partir del 1 de agosto. El aviso se habría dado a través de una carta que Ana Gabriela Guevara envió el pasado 17 de julio a la Agencia Mundial Antidopaje. El costo de operación del Laboratorio, que cada año analiza alrededor de 3, 000 muestras de sangre y orina, asciende hasta 35 millones de pesos anuales.

Las pruebas que se hicieron a los atletas mexicanos registraron un aumento el año pasado. Pasaron de 157 muestras en 2017 a 2,314 para el 2018, de acuerdo a información de una gráfica sobre el total de controles realizados por el Comité Nacional Antidopaje. Este control toma en cuenta las muestras de orina y sangre dentro y fuera de competición, el resultado analítico adverso, resultados atípicos, y el pasaporte biológico del atleta.

En el 2013, cuando el laboratorio comenzó a operar con licencia, se realizaban 101 muestras, y el pico más alto se registró en el 2015 con 2,688 pruebas.