El Maratón de la Ciudad de México será televisado por Claro Deportes, TV Azteca y Capital 21 en su edición 2019, sin embargo, la organización aún se encuentra en búsqueda de comercializar los derechos de sus transmisiones.

“Es el primer año que estrenamos la etiqueta oro y es posible que en próximos años incremente el interés en este aspecto. Depende de la oferta y demanda, por ello no puedo confirmar que el próximo año podamos cobrar por los derechos”, comentó a El Economista Javier Carvallo, director del evento.

Éste es el primer año del maratón con la nueva administración de la ciudad y federal, ante lo que Carvallo comentó que aunque hubo “una curva de aprendizaje que involucró un proceso de adaptación al ser un equipo nuevo encontró un grupo de trabajo con mucho entusiasmo y un gobierno con intenciones de apoyar”.

Aspecto distinto a la situación con la Fórmula 1 y el Abierto Mexicano de Tenis, de quienes el gobierno de Andrés Manuel López Obrador expresó no encontrar interés en sus eventos. Aunque el maratón de la ciudad tiene un presupuesto etiquetado por parte del Instituto de Deporte de la Ciudad de México, el cual Javier Carvallo comentó a este diario que no está avalado para dar el monto; aunque en el 2018 fue aproximado a 51.4 millones de pesos, según una investigación de la revista Proceso.

A pesar del apoyo del nuevo gobierno, el tema de patrocinios sí determinó otra manera de negociar las relaciones comerciales.

“La temporalidad se está definiendo en convenios de corto plazo. Entre uno y dos años con las marcas, luego de la nueva administración, para no comprometerse. La intención es que ambas partes conozcamos la nueva manera de trabajar, aunque las puertas están abiertas para que todo salga de manera positiva y renovarlos”.

Uno de los temas que destacaron en la edición del 2018 fue que 36% de los participantes realizó trampa al no concretar la ruta completa. Comportamiento que influirá en que no sean tomados en cuenta para los resultados oficiales, no permitirles la clasificación al Maratón de Boston y penalizarlos con no poder inscribirse al medio maratón o maratón del 2020.

Mediante la aplicación oficial se puede realizar un live tracking de los participantes, pero no se lleva a cabo un operativo para descalificar mediante esta app el día de la carrera, principalmente porque puede generar que los corredores enfrenten a las personas encargadas, exigiendo que les permitan pasar por un sector del que, mediante el pago del evento, ya cuentan con el derecho.

El tema de las personas que realizaron trampa no involucra ningún aspecto negativo con la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, a causa de que entienden que son aspectos ajenos a la organización del evento.

En el medio maratón de este año, seis mujeres participantes acusaron ser víctimas de un asalto durante el transcurso de la carrera, situación que buscará evitarse con el mismo número de elementos con el que se contó el año pasado, pero con un menor número de corredores.

En el 2018 participaron 42,000 atletas; mientras que en esta edición serán 30,000. Con un operativo de 4,250 elementos. Siete policías por corredor, mientras que el año pasado eran nueve por cada uno.

Javier comenta que, a futuro, existen muchas áreas de oportunidad, aunque como corredor de maratones y director tiene el “sueño” de que se lleguen a vender las inscripciones meses antes del maratón con la intención de personalizar la experiencia en el antes, durante y después de la carrera.

[email protected]