El gol de Zlatan Ibrahimovic para el Manchester United en el tramo final rescató un empate 1-1 frente a su clásico rival Liverpool, en un resultado que perjudicó las aspiraciones de ambos equipos por el título de la Liga Premier.

James Milner puso en ventaja a Liverpool al convertir un penal a los 27 minutos tras una mano en el área de Paul Pogba. Pero Ibrahimovic salió al rescate del United con un cabezazo a los 84 minutos en Old Trafford.

Liverpool puso fin a la racha de nueve victorias del United en todas las competiciones seis en la Premier pero se rezagó a siete puntos del primero, Chelsea. El United, sexto en la clasificación, quedó a 12 puntos del líder.

En el día en que el United exhibió el nuevo emoji de Pogba en Twitter, el jugador francés cometió un error crucial al tratar de despejar un tiro de esquina. El árbitro pitó mano y Milner convirtió la pena máxima.

Pero el visitante creó muy poco en el resto de una intensa pulseada entre dos de los clubes más laureados en la historia del futbol inglés.

El Manchester City sufrió una humillante derrota 4-0 en la cancha de Everton, resultado que dejó al equipo de Pep Guardiola fuera de los puestos de clasificación a la próxima Liga de Campeones.

Las visitas a los clubes de Merseyside le han amargado la existencia al técnico español, y ésta es la peor que endosa en un torneo liguero.

Dos semanas después de caer 1-0 en Liverpool, el City fue vapuleado en Stanley Park. Goles de Romelu Lukaku, Kevin Mirallas, Tom Davies y Ademola Lookman certificaron la victoria de Everton.

El City ha perdido tres de sus últimos cuatro partidos como visitante. El más reciente revés de Guardiola fue a manos de un equipo dirigido por Ronald Koeman, excompañero suyo en el Barcelona.

Everton se adelantó con el gol de Lukaku a los 34 minutos al recibir un buen pase de su compatriota belga Mirallas.

Luego de que Mirallas aumentó a los 47, Davies firmó el mejor gol del partido: definió colándole el balón entre las piernas al arquero chileno Claudio Bravo tras una notable acción individual.

Las críticas a Guardiola no se han hecho esperar.