La selección mexicana de futbol tendrá un gran día cuando enfrente a Sudáfrica en el inicio del Mundial, dijo el entrenador Javier Aguirre, quien agregó que su equipo está en el mejor momento posible antes de la inauguración del torneo.

Aguirre, quien no confirmó el equipo que será titular ante el anfitrión Sudáfrica, destacó que sus jugadores mostrarán personalidad y buen trato del balón.

"Llegamos motivados y convencidos de lo que vamos a hacer mañana. Confío en que va a ser un gran día para México", dijo Aguirre en rueda de prensa a pocas horas del partido en el estadio Soccer City de Johannesburgo por el Grupo A del torneo que también integran Uruguay y Francia.

Estamos relajados y fuertes

"No nos falta nada, estamos donde queríamos, en el mejor momento posible", agregó el entrenador.

México, que en Sudáfrica buscará al menos llegar a los cuartos de final del torneo para igualar su mejor actuación, como local en 1986, mostrará lo mismo que en los últimos partidos, entre los que cayó ante Inglaterra y Holanda y venció a Italia, sostuvo el entrenador.

"Mañana México va a ser un equipo con personalidad que va a mostrar que no le tiene miedo al éxito y está en la antesala de hacer algo histórico", destacó.

"Estamos relajados y fuertes. Seguramente México jugará bien", remarcó.

No venimos a turistear

Desde el arribo a Sudáfrica, el plantel de México se ha mantenido encerrado en el hotel en que concentra y entrenando sin dar ninguna pista del equipo, lo que generó críticas de la prensa. Pero Aguirre se mostró tranquilo y fue muy directo en la defensa de sus métodos de trabajo.

"No venimos a turistear ni a hacer amigos", destacó con firmeza el "Vasco", ex entrenador de los españoles Osasuna y Atlético de Madrid.

Aguirre destacó la fortaleza mental de sus jugadores y la experiencia tanto de los habituales del equipo como de los jóvenes que lo integran.

"México llega bien, los jugadores están animados y con mucha moral, hemos trabajado bien, estamos culminando un proceso de 60 días de trabajo", explicó.

"Tengo jugadores de experiencia, con estadios llenos y de visitante, con muchos años en este negocio, y los más jóvenes están curtidos en grandes batallas", destacó.

El técnico coincidió con aquellos que califican al Grupo A como la zona "de la muerte" por la fortaleza de los equipos que la integran.

"Es un grupo muy igualado, a priori no hay favoritos", destacó.