La urgencia resulta ser, hasta ahora, la mejor aliada de Rusia. Futbolistas tras cotización y buena imagen, una receta ideal para un equipo que busca gloria. Ésta es la historia del cuarteto del ataque rojo: Alan Dzagoev, Andrey Arshavin, Aleksandr Kerzhakov y Roman Pavlyuchenko… Todos ellos, con una sequía anual hasta el debut de la Eurocopa.

Rusia siempre ha sido tierra de killers. Oleh Protasov, Oleksandr Zaravoz o en tiempos recientes Oleg Salenko, siempre brillando en torneos internacionales. Pero las cifras de la delantera rusa del 2012 dan poco que presumir a los agentes, apenas 18 goles en 77 partidos, es decir, un promedio de anotación cada 0.2 por juego.

Pero si algo y alguien es responsable de que brillen en este campeonato es el sistema del holandés Advocaat, que se irá al PSV de su país al terminar el torneo, y quien ha favorecido al menos a este cuarteto, que fue clave en la goleada de estreno 4-1 ante la peligrosa República Checa.

El entrenador ruso colocó en la cancha un parado de 4-3-3, una gran noticia para las condiciones de los jugadores que tienen más opciones de atacar y nunca están solos, siempre hay alguien en quien descargar el juego.

Así que el tridente titular de aquel partido , así como el recambio de Roman, saben que la Euro es una vitrina fundamental para su futuro. De eso sabe mucho El Maguito Arshavin, quien hace cuatro años fue la sensación del torneo y entre los tantos equipos por los que fue tentado estaba Real Madrid.

Arshavin admite la necesidad de revalorarse. Su llegada a la Premier League con Arsenal perecía apenas un escalón para recalar a un mejor club. Pero del 2009 a este año ha perdido valor de 26 millones de euros a 11 millones. Tiene 31 años, pero sabe que aún puede estar en un buen equipo y mejorar esa imagen que sepultó en el 2012 con cinco goles en 35 partidos.

También está Alan Dzagoev, quien antes de este partido apenas había marcado un gol tras medio año, el viernes pasado sumó dos ante los checos. El delantero del CSKA de Moscú podría emigrar si la Euro le sonríe.

El juego de media distancia

Rusia es un equipo que opta por la verticalidad. En tres de los cuatro goles conquistados fueron con combinaciones de jugadas y pases cortos y medios. En promedio, tras la primera actuación, los rusos llegan al arco en cinco toques y terminan las jugadas de ataque en 15 segundos.

La Rusia de Advocaat es rápida, vertical, contundente y no gusta jugar de balonazo pese a las condiciones de los delanteros que tiene. En su primer partido ante los checos tiraron 141 pases medios, 62 cortos y sólo 14 de larga distancia.

Rusia se mide hoy ante el local, Polonia, urgido de puntos tras la igualdad ante Grecia 1-1. Una prueba para que los agentes empiecen a recibir propuestas y la cotización inicie también su juego.

[email protected]