Descontento, indignación, coraje. Así se resume la postura de aficionados y de la opinión general luego de que se conociera que México recibiría únicamente 10 de los 80 partidos que se disputarán en el Mundial del 2026 en caso de que la candidatura de la Concacaf logre la sede para el primer torneo con 48 naciones.

¿Es una humillación recibir tan pocos partidos para la justa mundialista? Económicamente es, de acuerdo a los datos y las realidades financieras, lo justo. El Mundial no es un tema de dignidad ni de nacionalismo, la FIFA lo ha convertido en un negocio que cada cuatro años genera entre 5,000 y 10,000 millones de dólares en venta de derechos de televisión y patrocinios. ¿Por qué no tenemos más partidos?

Punto #1: la infraestructura

Ni México ni Canadá tienen los estadios para competir y recibir el torneo de futbol más importante, al menos comparables con los que hay en la tierra del Tío Sam.

Algunos detalles para explicarlo: los clubes de la MLS han construido del año 2000 a la fecha 15 estadios específicamente para la práctica de futbol. En la Liga MX cinco inmuebles se crearon desde el inicio de siglo hasta ahora. Estados Unidos tiene incluso algunos inmuebles donde habitualmente se practica otro deporte, como la casa de los Vaqueros de Dallas, que son capaces de recibir algún partido mundialista.

El costo de la infraestructura también marca diferencias. Precisamente si comparamos los estadios estadounidenses y mexicanos las distancias son abismales. El estadio de los Vaqueros necesitó de 1,000 millones de dólares para su construcción, por los 200 millones de dólares que costó la nueva casa de los Rayados de Monterrey. ¿Alguna diferencia debe existir, no?

A mediados del año pasado, Don Garber, atendió a El Economista y ante la pregunta expresa: ¿Estados Unidos está listo para organizar un Mundial?

La respuesta fue estamos listos desde hace años. Tenemos 50 estadios que pueden recibir al Mundial .

Si tomamos en cuenta el documento de su candidatura para el Mundial del 2022 (que finalmente ganó Qatar), Estados Unidos tenía en la lista 18 ciudades.

Punto #2: EU, un país de migrantes y muchos dólares

La política de limitar las visas y la entrada de migrantes a Estados Unidos no fue una condicionante, por ahora, para que la nación se postulara ante la FIFA junto con Canadá y México.

Al contrario, decidieron que ellos albergarían, en caso de ganar la sede, 75% de los encuentros.

No sólo eso ni México ni Canadá tiene tantos ciudadanos migrantes como EU, legales o ilegales. De acuerdo a cifras del Yearbook of Immigration Statistics, hay al menos unos 41 millones de habitantes en el país del norte que tienen raíces o provienen de otra nación.

La FIFA garantiza con ello fans de todas las partes del mundo, eso significa venta de boletos y en consecuencia eso se traduce en dólares.

Aquella expectativa de 64 partidos para el Mundial del 2022 le daría a EU más de 4 millones de tickets vendidos y 400,000 millones de dólares en boletos vendidos, ahora ese dato crecerá irremediablemente.

Tener la mayoría de partidos en Estados Unidos le permitirá a la FIFA estandarizar el precio de los boletos para las otras sedes y en promedio el costo por el ticket no será menor a 100 dólares.

Punto #3: Nadie sabe hacer mejor negocio en deportes que EU

Entre las tres ligas: NBA, NFL y MLB producen anualmente, según datos de Forbes, al menos 31,000 millones de dólares. ¿Qué tiene que ver esto con el Mundial? Es incluso tres veces más que lo que ahora ingresa una Copa del Mundo de Futbol. Ningún país entre los 209 que hay en el mundo hace mejor negocio deportivo, vende más caro sus derechos de televisión, tiene a un público cautivo de más de 50 naciones por temas de migración que los Estados Unidos.

Punto #4: los costos ?de organización

Tener sólo 10 partidos del Mundial le costaría a México, tomando como base estudios de otras Copas del Mundo realizados por Deloitte y Sport Business, 2,500 millones de dólares, 4,000 millones menos en caso de que se hubieran dividido a partes iguales en partidos del primer torneo que será de 48 países.

Si esa cantidad la convertimos en pesos, 2,500 millones de dólares significan 47,000 millones, que es todo lo que destina el gobierno federal al pago de pensiones para los trabajadores de Pemex. Incluso si esa cifra se mantiene, será el Mundial menos costoso para un país desde 1998 a la fecha. No es poca cosa cuando en promedio realizar un megaevento tiene un precio entre 10,000 y 20,000 millones de dólares.

De cuartos de final en adelante, todo será en EU

México, Estados Unidos y Canadá presentaron en Nueva York su candidatura para albergar conjuntamente el Mundial del 2026, el primero que disputarán 48 países.

El plazo para presentar las candidaturas para la Copa del Mundo del 2026 finalizará en diciembre del 2018 y la decisión final está prevista en mayo del 2020.

Le estoy dando la bienvenida al Mundial del 2026. Ojalá lo pueda traer de regreso a Estados Unidos con México y Canadá. Esperamos que sea un gran éxito , dijo Sunil Gulati, presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos.

El directivo agregó que el presidente Donald Trump lo apoyó en todo momento y le solicitó que México se sumara a la candidatura, en momentos en que la relación entre ambos países es tensa por la intención del mandatario de construir un muro en la frontera sur y renegociar tratados comerciales.

No nos vamos a meter mucho en política, lo que sí puedo decir es que el presidente nos apoyó y hasta nos pidió que México se metiera a la candidatura , destacó Gulati.

De ganar la sede de la Copa, donde se disputarán 80 partidos, Estados Unidos albergará 60 encuentros, mientras que México y Canadá tendrán 10 cada uno.

De los cuartos de final para adelante todos los partidos se van a jugar en Estados Unidos, así que la final será en Estados Unidos. Estamos discutiendo dónde será la inauguración, pero ahora nuestra principal preocupación es que nos den la sede , expresó Gulati.

ivan.perez@eleconomista.mx