El equipo millonario de México se alzó con su cuarto campeonato de la historia, lo hizo después de cinco años de trabajo en la oficina, que incluyó un gasto de al menos 85 millones de dólares, algunos fracasos de jugadores, pero con el capital suficiente para formar el plantel más valioso del futbol mexicano, una plantilla que puso en entredicho el apodo de River Plate en Argentina y de América en nuestro país.

Apenas durante el último periodo de fichajes, los regios gastaron 30 millones de dólares en contrataciones. Una de las misiones era afrontar con un equipo poderoso la final de la Copa Libertadores, lo que hizo ruborizar a la prensa argentina, que denominó a los de la Autónoma de Nuevo León como los auténticos millonarios.

Además de otorgarle a André-Pierre Gignac el mejor salario del futbol mexicano, 4.2 millones de dólares al año, la directiva de felinos desembolsó 10 millones de billetes verdes por el fichaje de Jürgen Damm.

La filosofía de la directiva de los Tigres se parece más a la de los grandes clubes europeos que acaparan el talento joven, las revelaciones de una temporada anterior o los jugadores que son figuras.

El modelo que implemento con Egidio Arévalo, al comprarlo y después prestarlo un torneo a Monarcas Morelia, parece haber iniciado una tendencia con el objetivo de hacer más poderoso un plantel que vale 51.7 millones de euros, según Transfermarkt.

Las compras de Christian Cueva y Francisco Meza, dos de los futbolistas con más talento en ?Sudamérica, confirman el plan de hacerse con un nombre a nivel internacional. En el caso de Cueva llegó a préstamo, sin opción a compra, con Toluca, y para el defensa colombiano llegará a Pumas, también sin oportunidad de que los felinos hagan una oferta por Meza.

Apenas iniciaba la temporada 2015-2016, el presidente de la institución, Alejandro Rodríguez, manifestaba la intención de que el equipo ganara las tres competencias que tenía enfrente: Liga, Copa Libertadores y Concachampions.

A la falta de la fase final del torneo de campeones de la Concacaf, el ingeniero es respetado entre la afición, al que le piden fotos y le reconocen su labor por confeccionar el plantel más poderoso del futbol mexicano, aquel apodo que algún día tuvo América, hoy le pertenece a los Tigres, el equipo campeón y con capital para seguir en la cima.