Ferretti y La Volpe definirán desde los banquillos la final de la Liga MX cuando sus equipos, Tigres y América, se enfrenten. El Economista presenta los legados de dos entrenadores que permanecerán en la memoria del futbol mexicano.

El DT del trabajo, compromiso y disciplina

Ricardo Ferretti llega a las conferencias de prensa después de los partidos siempre saludando. Desde que regresó a Tigres en el 2010, lo que significó su tercera etapa en el club, decretó que la primera pregunta que se realiza debe ser una mujer. Puede que exista un gesto sincero en el acto, pero en cualquier instante el explosivo carácter del entrenador brasileño aparece para hacer réplica a los cuestionamientos que lo incomodan.

El Tuca, como se le conoce al técnico de los Tigres, es de los que tiene más prestigio en el futbol mexicano, porque ha ganado títulos .

Miguel España así lo recuerda, como compañero y mentor. El exfutbolista repasa el legado del entrenador y analiza la figura del mito que ha forjado a su alrededor, desde la disciplina militar que ha impuesto en Pumas, Guadalajara, Toluca, Morelia, Tigres y la selección mexicana, hasta los desplantes y controversias por su personalidad.

Sabe manejar bien los planteles, los disciplina. Además, ha sido muy inteligente a la hora de llevar a sus refuerzos, porque sabe perfectamente lo que quiere en la cancha , resalta Miguel, ahora analista para TDN.

Existen dos planos en la trayectoria de Ricardo Ferretti, el primero tiene que ver con los resultados, los números que lo posicionan como el segundo entrenador que más partidos ha dirigido en el balompié nacional, 998 juegos. En la final del Apertura 2016 ante América se unirá a Ignacio Trelles como los únicos técnicos en sumar 1,000 partidos.

Gracias por pensar en mi, Víctor, me presento a trabajar el lunes , le contestó Ferretti a Víctor Mahbub, presidente del patronato de Pumas, cuando en el 2006 el equipo enfrentaba el torneo Apertura con problemas de descenso.

La preocupación del directivo resultaba del salario que el entrenador pediría; pero debido a lo comprometido que estaba el presupuesto del equipo, Tuca no cobró durante los primeros meses y pidió un salario acorde con los compromisos del equipo. Lo mismo pasó en Tigres, adonde llegó hace seis años con la misión de rescatar al club de la amenaza de perder la categoría.

A diferencia de su rival en la final, Ricardo La Volpe, Ferretti no ha dejado escuela o algún estilo identificado con una filosofía futbolística, quizá Guillermo Vázquez sea el único. No obstante, los cuatro campeonatos de liga, dos de campeón de campeones y una Copa MX superan el número de títulos de su rival en la banca.

También ayudó a la selección mexicana a conseguir el pase a la Copa Confederaciones del 2017 en un interinato de cuatro partidos, por el cual no cobró un sueldo.

Miguel España reflexiona sobre la capacidad de dar resultados de Tuca en los equipos, a pesar del paso del tiempo. La actualización, las tendencias y vanguardias en los métodos de entrenamiento no son de interés para el técnico de los felinos, pero Ricardo Ferretti logró romper con el hábito de cortar procesos en los clubes mexicanos. Nunca ha sido despedido en pleno torneo, suma 25 años siempre al frente de un equipo y cuenta con el respaldo de directivas que le han tenido paciencia.

Recuerdo algunos entrenamientos cuando las cosas no salían y decía, entre broma y sátira: tengo todo el día hasta que salgan las cosas. Eso habla de su exigencia, que le gusta que las cosas se hagan de cierto modo , agrega Miguel.

Yo tengo un poco de miedo y de respeto porque siempre me has regañado , dijo Jorge Campos cuando entrevistó a Ricardo Ferretti, el técnico infalible en la estadística, el eterno compañero del banquillo que en momentos puede ser cortés y en un instante explotar su furia, ¿será suficiente para permanecer en la memoria del aficionado mexicano?

El DT formador, prestigioso y con visión

Fue el 25 de mayo del 2000 cuando el futbol mexicano a nivel de clubes comenzó a colocarse en el mapa de Sudamérica. En la Copa Libertadores de aquel año, un grupo de jóvenes jugadores atlistas, dirigidos por Ricardo La Volpe, protagonizó en Brasil, ante el Palmeiras, el compromiso que fue catalogado como el mejor de aquella edición del certamen.

Esa noche, con el 3-2 en favor de los brasileños, resultado que les daba el pase a semifinales, a pesar de la eliminación (5-2 global), el futbol mexicano comenzó a ganarse el respeto de sus rivales de Conmebol, gracias a lo hecho por un grupo de jugadores que iniciaban sus carreras bajo el mando de La Volpe, estratega que en aquel torneo comenzó a dejar la herencia para nuestro futbol.

Nombres como los de Miguel Zepeda, Daniel Osorno, Juan Pablo Rodríguez, Mario Méndez, Fernando Salazar, Eduardo Lillingston, Hugo Norberto Castillo, entre otros, comenzaban sus carreras y junto a su entrenador comenzaron a ganar prestigio, mismo que meses atrás (Verano 99) los había llevado a una final de Liga, la que perdieron ante Toluca.

(La Volpe) es un entrenador que destaca por su carácter, su seriedad en el trabajo y su sinceridad. Lo que tiene que decir lo dice , ha opinado Rafael Márquez, uno de los alumnos más destacados del DT argentino, con quien coincidió en Atlas y en la Selección Nacional, cuadro al que pudo llegar luego de haber hecho campeón al Atlante.

Una vez al frente del Tricolor, Ricardo supo conformar un plantel con el que podía explotar su sistema, apuesta que dio resultado echando mano de rostros que eran nuevos en la Selección. Así llegó el turno de Carlos Salcido, Francisco Maza Rodríguez, Ricardo Osorio, Francisco Fonseca, Omar Bravo, Omar Briceño, Daniel Osorno, Andrés Guardado, entre otros, que apuntalados por Oswaldo Sánchez, Jared Borgetti, Sinha, Pável Pardo y Rafael Márquez ya en Europa.

En lo que respecta a la calificación al Mundial de Alemania, el Bigotón cumplió su promesa de calificar caminando , borrando los fantasmas que aparecieron en las eliminatorias rumbo a Corea y Japón. Su buen paso también pudo verse en la Copa de Oro 2003, torneo que ganó, imponiéndose a Brasil en la final, ganándose así un lugar en la Copa Confederaciones 2005.

Un año más tarde, en la Copa América, fue donde vino el primer resultado histórico para su gestión. En el torneo de selecciones más prestigioso del continente, el Tricolor de La Volpe se impuso a Argentina, obteniendo la primera victoria ante la albiceleste a nivel de selección mayor en un torneo oficial. Ramón Morales fue el héroe de aquella hazaña.

Quizá fue en el 2005, en la Confederaciones de Alemania, cuando el representativo mexicano del DT argentino vivió su mejor momento. En primera ronda se impuso a Japón y a Brasil, que llegaba como campeón del mundo, para finalmente empatar con Grecia y avanzar como primero. Ya en semifinales, México le hizo un gran partido a Argentina (1-1) cayendo en tanda de penaltis.

En el duelo por el tercer lugar el Tri volvió a sorprender con su estilo y juego al tú por tú ante Alemania, potencia y anfitrión que pudo vencer a los mexicanos hasta los tiempos extra por marcador 4-3.

Ricardo La Volpe era un estratega que exigía mucho al futbolista, que le hacía sacar su mejor futbol y los hacía jugar muy bien con un estilo ofensivo y atractivo, pero sobre todo competitivo , ha opinado José Ramón Fernández, histórico periodista deportivo.

Tras el Mundial, donde no le fue como se esperaba, sobre todo luego del antecedente en Copa Confederaciones, quienes recibieron la recompensa de aquellos cuatro años de gestión de Ricardo fueron algunos de sus dirigidos, quienes comenzaron a emigrar a Europa. Pável Pardo, Carlos Salcido, Francisco Rodríguez, Ricardo Osorio y Andrés Guardado fueron los que emprendieron la aventura europea, siendo titulares y campeones en sus respectivas ligas.

Finalmente, no se puede dejar de mencionar que el Bigotón también llegó a influenciar a Joseph Guardiola, estratega español que formó y dirigió al mejor Barcelona de todos los tiempos. De México siempre me ha gustado su forma de jugar y creo que es mucha influencia de La Volpe , opinó Pep, quien cuando militó en la Liga MX con Dorados, aprendió del DT argentino la manera de salir jugando desde atrás y la forma de colocar a tres zagueros centrales.