Además de comprar yates, mansiones o cerrar grandes negocios, los millonarios del mundo han volteado al futbol. Algunos como pasatiempo, otros como una forma para liberar su pasión por el balompié y otros como una inversión más, los magnates han gastado millones de dólares en el deporte.

Aunque abundan los jeques del Oriente Medio, también hay millonarios de Estados Unidos, Rusia y Malasia que dirigen por completo o controlan la mayor parte de un equipo profesional.

Los magnates tienen a la Liga de España y la Premier League de Inglaterra como sus competencias favoritas para gastar sus dólares, aunque también tienen inversiones en la Ligue 1 de Francia.

El ejemplo más reciente es el Málaga, un club que nunca ha sido campeón en España y que incluso perdió la categoría en el 2006, ha sorprendido al estar en los primeros planos de la Liga.

Atrás quedaron las temporadas con problemas de descenso, los malaguistas ocupan el tercer lugar de la LFP y sueñan con participar en la Liga de Campeones de Europa

Pero ¿quién es el artífice de la extraordinaria campaña del conjunto que lo mantiene con opción de jugar la Champions? El jeque de Catar Abdullah Al – Thani ha invertido más de 135 millones de euros desde que adquirió al club y mantiene la esperanza de los albiazules de volver a una competencia europea después de 10 años.

Al igual que Abdullah Al – Thani, existen reconocidos nombres de magnates como el de Roman Abrámovich, en el Chelsea; Malcolm Glazer, dueño del Manchester United, o el también jeque Sheihk Manssur, quien dirige las riendas del Manchester City.

El Economista presenta los 10 millonarios del futbol mundial, sus inversiones dentro y fuera de las canchas, sus hobbies y los logros que han cosechado en el rectángulo verde.

Mayores sismos desde 1900