Disfrute las emociones, la imprevisibilidad, el drama constante de la Copa Mundial 2018. La propia FIFA admite que la cita máxima del futbol tal vez no vuelva a ser tan atractiva.

A continuación un vistazo a los ganadores y los perdedores de Rusia 2018, donde Francia se llevó el título tras doblegar 4-2 a Croacia en la final.

RUSIA

Rusia, equipo de la casa al que no se le daban muchas esperanzas, sentó el tono del torneo al debutar goleando 5-0 a Arabia Saudita. Avanzó a la segunda ronda, se dio el lujo de eliminar a España y no llegó a las semifinales al perder una definición por penales. En el plano logístico, el torneo fue un rotundo éxito, pero habrá que esperar para ver si esto refleja cambios en Rusia o si fue sólo un espejismo.

PESOS PESADOS EN LA LONA

Alemania fue el tercer equipo seguido eliminado en la fase de grupos después de salir campeón. Su temprana partida fue producto de la autosuficiencia, de no haber logrado el equilibrio justo entre juventud y experiencia y de una disputa en torno al origen turco de Mesut Ozil e Ilkay Gundogan.

Éste fue un mundial para el olvido de los tres jugadores más votados en la consulta para elegir al futbolista del año pasado. Cristiano Ronaldo brilló en un solo partido, anotando tres goles ante España, y su equipo Portugal fue eliminado en octavos de final por Uruguay. Lionel Messi no tuvo el menor apoyo en una selección argentina mediocre que sobrevivió a duras penas a la fase inicial para ser eliminada por Francia en octavos, 4-3. Neymar no llegó en su mejor forma, debido a una lesión y no pudo impedir la derrota de Brasil en cuartos de final ante Bélgica.

PENALES TECNOLÓGICOS

La posibilidad de chequear las jugadas con el apoyo de la tecnología (VAR) derivó en un récord de penales en la competencia. En total se cobraron 30 tiros desde los 12 pasos en el área, incluido uno en la final a favor de Francia.

PELOTA DETENIDA

La eliminación de España en los octavos de final puede haber marcado el fin de una época. La del tiki-taka. La posesión del balón no sirve de nada si no se traduce en goles, como comprobó España ante Rusia. Los tiros libres y los tiros de esquina fueron la herramienta más efectiva para llegar al gol. De los 169 goles marcados en Rusia, 73 fueron producto de jugadas con pelota detenida. ¿Otra curiosidad? Sí, la consiguió Croacia, que se convirtió en la primera selección de la historia en ganar tres duelos consecutivos en tiempo extra en una Copa del mundo.