Liverpool y Tottenham empataron sin goles en un encuentro amistoso que congregó a más de 42,000 espectadores en el estadio de los Ravens de Baltimore del futbol americano.

El veterano arquero Brad Friedel fue decisivo para defender el arco del Tottenham ante un disparo envenenado de Martin Skrtel a los 54 minutos.

Brad Jones jugó la primera mitad en el arco de los Rojos y Peter Gulasci en el segundo tiempo.

Los Ravens juegan sobre gramilla artificial, pero el campo contó con césped natural sobre el piso artificial.

Cuadrillas de trabajadores instalaron más de 500 rollos de césped para recibir a los dos equipos de la Liga Premier inglesa.

Steven Gerrard, el capitán del Liverpool vio actividad hasta el minuto 61.

Liverpool viene de un decepcionante octavo lugar en la Liga Premier y ahora será dirigido por Brendan Rogers. Tottenham, que terminó quinto, también tiene nuevo entrenador: Andre Villas-Boas.