Por un lado Paulo Dybala y por el otro Lionel Messi. Ambos son argentinos y fundamentales para sus equipos, y es ahí donde Dybala quiere que terminen las comparaciones.

La gente debe saber que yo soy Dybala, y quiero que eso siga así. Entiendo las comparaciones y lo que los argentinos esperan de mí, pero no quiero ser el nuevo Messi o el Messi del futuro , dijo el atacante de la Juventus al diario italiano La Repubblica.

Sólo hay un Messi, como (Diego) Maradona. Nadie me ha dicho que yo soy su heredero , afirmó.

Dybala y Messi sólo han jugado juntos una vez (en septiembre pasado en la victoria de Argentina 1-0 sobre Uruguay, en el duelo en el que el astro de la Juventus fue expulsado.

Hoy se enfrentarán por primera ocasión, cuando la Juventus reciba al Barcelona en el juego de ida de los cuartos de final por la Liga de Campeones. Dybala ha jugado dos temporadas con la Juventus desde que llegó procedente del Palermo a cambio de 32 millones de euros (36 millones de euros en ese momento) en junio del 2015, y actualmente está en proceso de obtener un nuevo contrato, uno que la Juventus espera extender por un año más hasta el 2021.