De repente, llegaron los bailarines, sonó la música y se hizo un círculo de atletas mexicanos en uno de los pasillos del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Alrededor de 100 deportistas miraban la bienvenida, unos se animaron a participar, otros fueron muy penosos para bailar en público. La primera impresión: la calidez humana de los peruanos.

“Somos embajadores de la mileniaria cultura peruana”, dijo el alcalde de Lima, Jorge Muñoz entre rostros alegres y ambiente festivo.

—Oye, atleta ¿lo recordarás toda tu vida?

Diferentes danzas características de la costa, sierra y selva, como la marinera norteña, el huaylas, la anaconda, entre otras expresiones dancísticas pertenecientes al folclore nacional. Es la carta fuerte del Perú, su gente es embajadora y representante de la mayor festividad multideportiva de América.

El Embajador del Perú en México, Julio Garro Gálvez en entrevista con El Economista platicó sobre la oportunidad que tiene el país con los Juegos Panamericanos para diversificarse en el tema deportivo, dejar un legado a su población, después de décadas de inestabilidad política.

De acuerdo a cifras de la representación peruana en México, la inversión total para los Juego fue de 1,200 millones y se estima un impacto económico aproximado de 1, 600 millones, compuesto por la inversión inicial del gobierno, más gastos turísticos que recibirá la ciudad.

—¿Cómo Perú compite contra grandes sedes de eventos como Río de Janeiro 2016 y Toronto 2015?

No lo veo como una competencia, lo veo como una manera de cómo nos complementamos. Todas las instalaciones han estado listas a tiempo, con los estándares y eso es algo que quisiéramos mostrar. Podemos ser eficientes como cálidos y agradables. No construimos elefantes blancos que se van a quedar tirados, no desperdiciamos plata. Hicimos una inversión pensada  en que la infraestructura la ocupará el  pueblo peruano después y está construida en las zonas donde probablemente había más carencias. Remodelar estructuras que estaban ahí pero que estaban pocas atendidas. De las 19 instalaciones solo dos fueron construidas. La Villa Olímpica fue construida en un lugar donde hay carencia de vivencia social.

—¿Por qué Perú dejó de construir infraestructura deportiva?

No quisiera juzgar, pero Perú tuvo una época muy dura a finales del siglo XX, en términos de seguridad con los movimientos terroristas que hicieron tanto daño en el país y las crisis económicas sucesivas. Salimos de esa época con mucho esfuerzo de la población y serenidad de la clase política. El Perú tiene dos décadas de crecimiento importante, en ese tiempo tenía unos estándares de pobreza de 50% ahora estamos abajo del 20%. En esas situaciones lamentablemente algunos temas como el deporte se van quedando rezagados. Este es el momento estelar para ponernos al día en el tema.

—¿Cuántas personas se están beneficiando con la infraestructura de los Panamericanos?

La infraestructura está en la zona de Villa El Salvador, donde habita una de las primeras comunidades de migrantes de los andes peruanos. En la década de los setenta se organizaron para crear una ciudad y desarrollaron una industria de muebles artesanales, de fierro, también se han organizado en materia de seguridad comunal. Los organizadores de los Panamericanos identificaron una necesidad de vivienda.

La Villa Panamericana la hubiéramos podido establecer en una zona residencial para que se viera más bonito, pero decidimos por algo que sea socialmente responsable, con los beneficios al mejoramiento de las vías de comunicación y que se pueda integrar. Ningún habitante de la zona expresó inconformidad por las obras. 

—¿Cómo es en Perú la percepción de la participación de las empresas privadas en inversión al deporte?

Existe el tipo de becas atléticas pero no es algo que sea tan extendido. Desde hace mucho tiempo la industria privada, los patrocinios sí están interesados en el tema del deporte. Es una obligación del Estado proveer de las facilidades para la práctica del deporte, pero las empresas privadas en sus capacidades y en las dimensiones de la economía peruana también han estado involucradas. Ahora más, el aporte de los Panamericanos es multidimensional, hay que pensarlo en todas las áreas.

En el tema de los actores no estatales el presidente juró a 14, 000 voluntarios que van a participar en los eventos. La sociedad se involucra y queremos que más allá de los Juegos, este cuerpo de voluntarios se pueda organizar para acciones cívicas, de emergencias.

Si hay quizá alguna deficiencia a completar es el tema de la difusión hacia otros deportes más allá de los que hasta ahora son conocidos.

—¿Perú qué metas tiene a nivel económico en el deporte?

No creo que sea realista pensar que  podemos pasar de un salto hacia realidades como España en la que el futbol genera 1.37% del PIB nacional. El esfuerzo con los Panamericanos es conseguir una serie de resultados en distintos aspectos, desde el tema internacional de demostrar que el Peru puede estar a la altura de estos eventos hasta el tema de que nuestra sociedad sienta que es importante trabajar juntos en el deporte, tener una mejor vivienda social e infraestructura. En este momento no vamos por la idea de tener un Barcelona en el Perú.

—Existen acuerdos comerciales sólidos en la región como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y la Alianza del Pacífico ¿Qué sucede en el deporte?

El deporte es uno de los pilares de la cultura compartida. México siempre ha sido un país con el que nos hemos sentido cercanos. Tenemos un acuerdo bilateral desde el 2006 y el objetivo es fortalecer los intercambios y experiencias en cultura y deporte.

Con la Alianza del Pacífico buscamos un mecanismo de integración más profundo, que si bien se inicie y base en el tema del comercio alcance a otras áreas como educación, salud y deporte. Eso será el sustento de lo que venga de la integración en unos años. En 20 años algunos de esos chicos que está ahora en Lima serán Ministros de la Educación o encargados del instituto del deporte.

Ahora tenemos un incremento del turismo exponencial. Un 10% de peruanos en promedio  vienen a conocer México en los últimos años. Los temas de juventud que en gran parte tienen que ver en el tema deportivo son uno de los elementos de la integración.