El jefe de la parvada yace a uno, tal vez a dos partidos de dejar los emparrillados. A los 37 años de edad, pocos dudan de que Ray Lewis sea uno de los máximos defensivos en la historia de la NFL. Pero el temido linebacker de Baltimore Ravens no sólo se ganó la vida golpeando rivales.

Sumado a los 5.6 millones de dólares que se embolsará al término de la campaña 2012, Ray Anthony se ha constituido como una figura rentable en el plano de la persuasión y publicidad cuando no porta el equipamiento de Ravens.

El originario de Florida sabe hacer extensiva su fama. Junto con las experiencias vividas en su vida personal y deportiva, Lewis es capaz de obtener 50,000 dólares por cada charla motivacional, revela el sitio Bleacher Report .

Quien fuera el MVP en el Super Bowl XXXV y soporte de una de las defensas más dominantes de aquel tiempo también subsiste de acuerdos comerciales con firmas como EA Sports, Under Armour, Old Spice, así como de la aparición en el suplemento deportivo fabricado por Twinlab.

Con más de 1,573 tacleadas individuales en su currículo, más 500 asistencias, Ray es considerado uno de los jugadores más vendibles en la Liga como lo son, Aaron Rodgers, Drew Brees, Larry Fitzgerald, Tom Brady, entre otros.

El exjugador de Miami Hurricane ha hecho un trabajo magistral como una perspectiva comercial después de que varias empresas le retiraran su aval cuando fue acusado falsamente por homicidio en el 2000 , asegura Bleacher Report .

Si bien Lewis es orador y presta su imagen, también es emprendedor y con iniciativa. Años atrás, tuvo un restaurante y en el 2010 lanzó al mercado una capa con mangas con valor de 35 dólares.

El seleccionado a 14 Pro Bowl, incluido el de esta campaña, tiene una fundación con nueve años de antigüedad que apoya a jóvenes en condiciones precarias, la cual cuenta con respaldo de 40 sponsors de distintos ramos.

La agresividad de Lewis está por concluir en el campo, pero es viable que se sume a un panel de analistas de NFL en la cadena ESPN.