Los números y la historia de Héctor Hugo Eugui como entrenador parecen tener condenado a Estudiantes a perder la categoría. Y es que el estratega uruguayo registra en toda su carrera una productividad del 40%, cifra que hoy no puede causar mas que desilusión en Zapopan, porque si el timonel no supera esa cosecha en las seis jornadas que restan, a lo más que pueden aspirar los Tecos es a sumar siete unidades, justo la diferencia que hoy tienen con Atlas.

A las estadísticas que han acompañado al charrúa en su carrera hay que aumentarle las de la presente campaña, en la que ha sumado cinco de 21 puntos disputados, es decir, el 23% de las unidades en disputa.

Por si las dos cifras mencionadas no fueran razón suficiente para que la afición, plantel y directiva de Estudiantes se vaya resignando, hay que agregar que los de Zapopan tendrán que enfrentar a Monterrey y Santos, dos de los cuadros más efectivos y regulares el Clausura 2012.

Falta de gol, otro enemigo para Eugui

La pobre cosecha de Estudiantes viene ligada de la falta de llegada y contundencia del club de UAG, que en los siete compromisos que ha sido dirigido por Eugui, apenas ha conseguido tres goles, dándose el lujo de errar un penalti ante Morelia el viernes pasado, que hubiera significado el empate, y al menos un poco de oxígeno para mantener más viva la esperanza de salvarse.

La debacle inició en el Apertura 2009

Tras haber calificado, y haber tenido el pase a semifinales en las manos ante Pumas, club que se metió a dicha fase de último minuto, los entonces Tecos, que sumaron 2 unidades y fueron sextos en la campaña, tuvieron que olvidarse de las Liguillas para comenzar a padecer un calvario.

Y si alguien tiene duda de ello, basta mirar las tablas generales de los últimos cinco torneos, en las que el cuadro tapatío no superó los 20 puntos, ubicándose en tres de ellas en los últimos tres sitios de la clasificación.

Finalmente, también hay que señalar que el club estudiantil se equivocó al deshacerse de jugadores de la talla de Jesús Corona y Mauro Cejas, elementos que dejaron muchos dólares a la institución que hoy extraña su talento.

[email protected]