Si después del 2018 tienes curiosidad de conocer sobre la competencia mundialista realizada por primera vez en dos continentes, Europa y Asia (debido a la ubicación geográfica de la ciudad de Ekaterimburgo), El Economista te presenta la opinión de quienes estuvieron detrás del lente fotográfico, tomando imágenes con la intención de dejar en nuestra mente un recuerdo memorable del evento que atrae a los ojos del mundo.

Brasil, Argentina, Alemania, Rusia e Irán te cuentan desde su visión qué podemos llevarnos de Rusia.

1. Sebastian Gil Miranda

 

Argentina

Estadio Luzhniki de noche. Sede de la semifinal: Croacia vs Inglaterra, y de la final entre Francia y Croacia.

— Fotodocumentalista que realizó un registro del Festival FIFA  Foundation como parte del proyecto 'Balls not War'. Fundador de photographersforchange.org. Psicólogo por la Universidad de Buenos Aires, con estudios en Arquitectura en la Universidad Nacional de La Plata.

Dirigí proyectos documentales en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y en el Mundial de Brasil. Estoy en Rusia con la idea de desarrollar un proyecto que llegue hasta el Mundial de Qatar 2022, que muestre el trasfondo de temas sociales. Qatar está desarrollando tareas de sustentabilidad y ambientales en conjunto con el Departamento de Sustentabilidad y Diversidad de la FIFA. Por ejemplo, para el Mundial 2022 se están pensando estrategias para que los estadios puedan tener energía solar. El Mundial de futbol no es sólo el lado comercial y de los resultados, es conocer las historias detrás de la gente. Es la segunda vez que visito Rusia y en la ocasión anterior vine en invierno, con demasiado frío, que es la imagen más típica que se tiene, pero son todo lo contrario, son atentos, cálidos, como en muy pocos lugares del mundo me ha pasado. Aquí sacas un mapa y se acercan de inmediato para guiarte.

2. Kai Pfaffenbach

Alemania

Luka Modric en los cuartos de final contra Rusia. “Me gustaría verlo levantar el trofeo porque es el jugador más elegante del torneo que he visto”

 

— Fotógrafo en la Agencia Reuters por más de 20 años. Ganó el World Press Photo Award for Sports 2017 (por la foto de la sonrisa de Usain Bolt en la carrera semifinal de 100 metros en los JO de Río de Janeiro).

Además de todas las acciones y emociones en los estadios, debe mostrarse la vida fuera del futbol. Cómo viven las personas, hacen sus compras o se desplazan. Donde sea que vaya como fotoperiodista, quiero ser el par de ojos en el suelo para aquellos que no pueden estar allí. Este es mi quinto viaje a Rusia en los últimos cinco años. Recuerdo que hace años las personas eran bastante escépticas hacia los extranjeros, ahora es ver cómo la gente está feliz de recibir visitas, son amigables. Con el creciente éxito del Sbornaya (el equipo nacional) cada vez más personas visten shorts, se pintan sus caras o llevan un atuendo tradicional ruso. Algunas veces viajar a Rusia puede ser un poco complicado porque no hablo ni leo el alfabeto cirílico. No mucha gente habla inglés aquí pero no es del todo un problema al tratar con mis colegas. Los fans rusos no son como los sudamericanos, sin embargo, la atmósfera en los estadios es genial.

3. César Luis De Luca

Argentina-Italia

Tobias Alderweireld y Kylian Mbappé observan el balón para conseguirlo en la semifinal entre Bélgica y Francia.

 

Desde el 2013 es corresponsal en Italia y Europa para el diario El Clarín. Colabora en las agencias Reuters, AFP y Eibner. Ha trabajado para EFE, Sipa Press y la revista Newsweek.

Es la primera vez que vengo a Rusia, como es un país tan grande, siempre lo reservé para una ocasión en que pudiera pasar mucho tiempo, y se dio esta oportunidad. La población local se muestra siempre amistosa y generosa, a veces se nota la frustración (recíproca) por las dificultades de una comunicación. Son curiosos, y superan ampliamente los estereotipos que tenemos de este pueblo como una comunidad distante y ríspida. Les llama la atención nuestro trabajo. Están como en una luna de miel con el mundo. No hay lugares específicos donde hayan prohibido tomar fotos, porque el Mundial se desarrolla en ámbitos particulares deportivos. Me gusta fotografiar a la gente, sus rostros y actividades en el contexto adecuado que cuenten la Rusia de hoy. El mundo sin gente en estos casos resulta aburrido, busco el Kremlin, o el Hermitage con presencia humana. Los rusos se acoplan a integrantes de distintas hinchadas de otros países, sólo por verlos diferentes, están abiertos y receptivos a los extranjeros.

4. Aida Abparvar

Irán

Fans iraníes en el juego contra Portugal. Estadio en Saransk.

 

— Administradora de medios en la agencia Deltaban Travel. Directora, fotógrafa, actriz y editora de películas.

En la imagen mental que tengo, recuerdo a muchos rusos con gente iraní, eran demasiados, tenemos combinaciones increíbles entre ambas nacionalidades. Vi a Irán en Rusia y fue lo más extraño que miré más que cualquier otra foto haciendo publicidad al Mundial. Me impresioné al ver a los rusos apoyando al equipo iraní. Espero que podamos tener mejores relaciones con otras naciones para expresar nuestros talentos y arte. Es mi primera vez en Rusia y antes de llegar no me gustaba el futbol. Fui con la misión de filmar para la agencia Deltaban junto al señor Ranjkeshan, mi jefe. Por primera ocasión fui a un estadio, en el partido entre Irán y Marruecos, además fue en el día de mi cumpleaños. Cuando entré al estadio, la energía positiva de la gente hizo que mi corazón latiera rápido, algo muy extraño. Mandé toda esta energía positiva a mi equipo y ganaron. ¿Qué mejor regalo pude tener de cumpleaños? 80 millones de iraníes estaban felices y celebraron el triunfo. En Irán los fotógrafos son respetados, pero los fotoperiodistas tienen muchas dificultades en mi país.

5. Daria Isaeva

Rusia

Aficionado de Portugal dando su atributo como regalo a una señora rusa.

 

— Fotógrafa de Sport-Express con nueve años de experiencia. Ganó el ‘Golden Eye of Russia’ en fotografía deportiva; AIPS Sport Media Pearl Award 2015 (tercer lugar); Stenin 2015 Contest- Sport Single (segundo lugar); y CHIPP/Sport Single 2016 (segundo lugar).

Las cosas más interesantes ocurren lejos de los estadios y de los lugares más famosos. Me gusta ver a los aficionados en lugares atípicos turísticos. Conseguir imágenes más fuertes para que sean más memorizadas. No es algo exótico para mí ver a los fans rusos porque siempre estoy en los partidos de la Liga. No tenemos la misma cultura que los aficionados de Latinoamérica, es por eso que a veces en el estadio nos sentimos como en un teatro. La gente se pinta banderas en sus caras o adopta costumbres extrañas, pero en las estaciones del metro se sientan y están calmados. Hay dos grandes problemas para nuestro trabajo, uno son las cercas que colocaron y otro, los guardias de seguridad, que tratan de prohibir que se hagan fotos y piden un permiso. En Rusia en este momento, muchos fotógrafos profesionales están desempleados porque muchos periódicos o páginas de Internet no quieren tener tantos fotógrafos en su staff.

6. Heuler Andrey

Brasil

Estación de metro Elektrozavodskaya en Moscú.

 

— Reportero fotográfico, propietario de la agencia DiaEsportivo. 

El turismo ha aumentado mucho en Rusia, principalmente, llega mucho de Asia. Las personas con poder adquisitivo más bajo son más tímidos y evitan las fotos, pero en general, son los propios rusos quienes piden retratarse con los extranjeros, pero yo les pregunto antes si los puedo fotografiar. Vine a Rusia en el 2017 a trabajar durante la Copa de las Confederaciones y este año encuentro más gente que habla inglés, eso facilita bastante. La población me recibió muy bien, buscan ayudar cuando perciben que soy extranjero. En las estaciones de metro no es posible fotografiar, al menos si lo haces rápido. En algunas estaciones he hecho varias fotos y los policías no me cuestionaron en ningún momento. Hay muchos lugares hermosos en Rusia, busco imágenes en las ciudades pequeñas, porque cada sitio es único, hasta los bancos de frutas que hay en cada esquina. Muchas personas cargan sus banderas, tienen sus caras pintadas y en los juegos que no eran de Rusia cantaban y hablan sobre su país.