Entre empresas y gobierno han impulsado el futbol en Corea, Ulsan Hyundai tiene el respaldo del gigante asiático automotriz y confirma el liderazgo del balompié coreano en la zona, ya que del país han surgido 10 campeones y en cinco más han sido subcampeones de Asia; los Tigres serán el rival de Monterrey en el Mundial de clubes.

El crecimiento del balompié en Corea se originó con la expansión de la liga profesional, los Tigres de Ulsan se crearon el 6 de diciembre de 1983 y un año después se sumaron a la competencia domestica; para 1998 la reforma del futbol coreano resultó en la creación de la K-Liga, torneo profesional con 16 equipos.

La liga decidió repartir el territorio para que los clubes se involucraran con la comunidad; pese a fundarse en Incheon, y debido a la competencia con otro deporte muy seguido en el país como el beisbol, Hyundai se mudó en 1990 a la ciudad donde actualmente reside Ulsan.

Del torneo coreano, nueve clubes pertenecen a privados, destacando Samsung, LG, Daewoo y Hyundai; los siete restantes son administrados por el gobierno. El grupo de empresas de Hyundai tiene representación en el futbol mediante tres de sus filiales, el sector automotriz administra al club Jeonbuk Hyundai Motors; mientras el área de construcción es dueña del Busan IPark.

El equipo que enfrentará a Monterrey en el mundial de clubes, tiene en su haber dos ligas ganadas: 1996 y 2005, la competencia en lo últimos cuatro años ha sido contra Jeonbuk Hyundai Motors, que se ha apoderado de dos campeonatos. Según el sitio Transfermarkt, los Tigres de Ulsan alcanzan 15 millones de euros de valor.

Tae-Hwi Kwak funge como líder del equipo, con 31 años y 70 partidos con el club ha marcado 14 goles en tres temporadas, luego de jugar en la liga japonesa. Asimismo el referente en el ataque es también el jugador más valuado de la plantilla; con 2 millones de euros Keun-Ho Lee contabiliza en dos años 11 tantos en 38 partidos.

El andar de los Tigres de Ulsan para llegar al torneo anual en Japón comenzó obteniendo el subcampeonato de la K-Liga en el 2011, en la justa continental de clubes avanzó como líder de su grupo, para posteriormente eliminar al campeón japonés, Kashiwa Reysol.

Llegó a la final ante el equipo árabe de Al-Ahli y se impuso 3-0. La estela del campeón se mantuvo intacta, no perdió ningún duelo de los 12 que disputó.

La misión del equipo coreano es repetir el tercer lugar del Pohang Steelers en el 2009 sobre Atlante. La competencia Concacaf-Asia, dimitirá qué equipo puede dar ese salto de calidad, la disciplina coreana o la tradición mexicana.

Monterrey ?ya entrena ?en Japón

El equipo Rayado tuvo su primer entrenamiento en tierras japonesas bajo un clima gélido, el equipo se alista para debutar el 9 de diciembre ante el campeón asiático, Ulsan Hyundai, por lo que se preparan para no repetir la actuación anterior donde quedaron al margen en su primer duelo.

Vamos a este partido con todas las ganas, la ilusión, sabiendo que el primer encuentro va a ser clave, queremos tomar revancha del año pasado, venimos con ganas de revertir la situación , comentó Víctor Manuel Vucetich, técnico de Rayados.