Cuando en 1999 los derechos de transmisión fueron la disputa entre Televisa y TV Azteca, las televisoras acordaron un tratado de facto. Era el primer momento en que la competencia se presentaba por la propiedad de las transmisiones de los equipos del futbol mexicano, pero cuando eso sucedió, todo se resolvió con el Acuerdo de no agresión , por el cual la televisora que perdía los juegos del club que descendía, recuperaba inmediatamente las oportunidades de negocio por comercialización de partidos con el equipo que ascendía a Primera División.

No estaban subvalorados (los derechos), se pagaban bien para el modelo que tenían , expresa Carlos Martínez, presidente de Fox Networks Group, sobre el cambio del paradigma en los derechos de transmisión en la Liga MX.

El canal deportivo tiene capacidad financiera para poseer los derechos de transmisión de hasta cinco equipos de la Liga MX (actualmente tienen los de Pachuca y León) y se preparan para participar en el proceso de adjudicación de los derechos de la selección mexicana.

El mercado mexicano estaba cerrado sólo a dos ofertantes que tenían todos los derechos; ahora el mundo es totalmente diferente y ha hecho que los medios tradicionales y los nuevos evolucionen. La estrategia que tenemos es que queremos tener cinco equipos mexicanos , añadió el CEO de Fox Sports México.

Aunque Atlante fue el primer equipo que decidió no firmar con ninguna de las dos televisoras dominantes, durante dos etapas entre 1993 a 1996 y del 2002 al 2004; además de la incursión de ESPN para la transmisión simultánea de los juegos de Atlas y Santos desde el 2011, Fox Sports fue el disruptor y detonante en la competencia.

El valor de los derechos de televisión de los equipos de México casi se triplicaron en los últimos años, según Forbes México. De los 144 millones de dólares que valían en conjunto los derechos de transmisión en el 2013, el último análisis sobre el valor de las transmisiones llegaba hasta los 398 millones de dólares.

Hernán Donnari, vicepresidente de Fox Sports Latinoamérica, indica que el reacomodo en las transmisiones de los partidos de futbol no es tema exclusivo de México, existe un cambio en el paradigma de la comercialización de los derechos deportivos y cómo las plataformas y tecnología se están adaptando a nuevos mecanismos de comercialización , señaló.

Carlos Martínez explica que cuando se abra el proceso para los derechos de televisión de la selección mexicana de futbol para los procesos mundialistas del 2022 y del 2026, la Federación Mexicana de Futbol tiene la oportunidad de recibir una cifra histórica por los acuerdos y donde la mejor opción será que distintas empresas adquieran paquetes de partidos para plataformas específicas. Que haya un ofertante que tenga los derechos en televisión abierta, otros en paga, otro en Internet, otro en radio, otros en cines .

Para los directivos de Fox Sports, la diversificación de difusión de los partidos ayuda a que los futbolistas puedan verse en diferentes países, tener ofertas y así se aumente el costo del jugador.

Además, el canal deportivo ha renovado por cinco años el acuerdo con Concacaf por los derechos de transmisión de la Liga de Campeones. Al concluir esta temporada, Morelia, Necaxa, Santos, Tijuana, Toluca y Veracruz concluyen sus acuerdos de transmisión, por lo que sus juegos estarán en disputa y Fox Sports estará en la pugna, antes de competir por la selección mexicana.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx