Luis Fernando Tena ha sido un entrenador que nunca pone pretextos, que se adapta a las circunstancias y que le saca el mayor provecho posible a los planteles que ha dirigido, situación que ahora mismo ha logrado con Cruz Azul, club que tiene en la cima de la tabla general con siete puntos, a pesar de las ausencias por lesión de Gerardo Flores, Christian Giménez, Achille Emana y Pablo Barrera, todos futbolistas internacionales.

El Flaco podría salir ante los medios a decir que es prioritario que sus cuatro futbolistas que se encuentran recuperándose de sus respectivas lesiones se encuentren listos lo más pronto posible, o que con ellos en la cancha La Máquina podría tener una realidad aun mejor. Pero no, el DT campeón olímpico en Londres 2012 sólo sabe trabajar y potencializar los recursos con los que cuenta ahora mismo.

Aquí hay un plantel muy completo, siempre hay de dónde echar mano, gracias a Dios hemos ido sumando puntos y mejorando futbolísticamente , declaró Luis, quien regresó a la institución cementera para tener como protagonista al club celeste que no se corona desde el torneo Invierno de 1997.

Pero la actitud del estratega no es una novedad, ya que en su carrera ha alcanzado éxitos con planteles modestos, como lo fue en el Invierno 2000, en el que llevó a Morelia a alcanzar su único título de Liga tras imponerse a un conjunto de Toluca que estaba marcando época con nombres como los de José Saturnino Cardozo, Hernán Cristante, Carlos María Morales y compañía.

Uno de los mayores méritos del Flaco se dio en el 2011, año en el que tuvo que ir a una Copa América sin ocho de sus futbolistas titulares que fueron suspendidos tres días antes del arranque del torneo por indisciplina. A pesar de que Israel Jiménez, Néstor Vidrio, Jonathan dos Santos, Marco Fabián, Jorge Hernández, Javier Cortés, David Cabrera y Néstor Calderón estuvieron ausentes, el Tri Sub-22 que dirigió hizo un papel decoroso al caer sólo por un gol ante Chile, Perú y Uruguay, que iban con sus mejores hombres.

Con todas esas ausencias, Tena tuvo que ir a los Juegos Panamericanos, y lejos de escudarse, sentenció días antes del torneo: Hay que adecuarse a las circunstancias de cada Selección. Nosotros tenemos un muy buen plantel y tratamos de que funcione como equipo dentro y fuera de la cancha . Un par de semanas después, de la mano del ahora técnico de Cruz Azul, México se coronó tras vencer a Argentina en la final. Todo mundo conoce que este proceso culminó un año más tarde con la medalla de oro en Londres.

Hoy, a pesar de que tendrá que seguir compitiendo al menos un par de semanas sin cuatro futbolistas clave, Luis Fernando sonríe y asegura que tiene un equipo muy sólido , que encabeza la tabla de posiciones junto con Toluca y que en cuanto esté completo tendrá mejores alcances.