El central de la selección española, Gerard Piqué, afirmó este viernes que España afronta el partido de Honduras en el Mundial de Sudáfrica como una final tras la derrota ante Suiza y se niega a pensar más allá de ese encuentro el próximo lunes.

Ahora a afrontar el partido de Honduras como una final, intentar ganar los tres puntos y frente a Chile, más de lo mismo, nos quedan dos finales y hay que afrontarlas como tal", dijo Piqué en una rueda de prensa en el centro de entrenamiento de la Roja en Potchefstroom, al sudoeste de Johannesburgo.

Los jugadores españoles ya tienen los cinco sentidos puestos en el partido del próximo lunes, que anticipan será difícil y con la presión de tener que ganar para seguir avanzando en el torneo.

"Honduras tampoco ha hecho un buen resultado contra Chile, por tanto es importante ese partido para ellos, y es un equipo físicamente muy fuerte, con jugadores sólidos atrás y querrán ponernos las cosas complicadas", dijo su compañero Xabi Alonso.

"En ataque, son potentes físicamente, intentan aprovechar la velocidad de los jugadores de arriba y por eso vamos a estar muy atentos a ello", abundó el centrocampista del Real Madrid.

España teme una reedición de su partido contra Suiza, en el que perdió 1-0, con una selección hondureña cerrada atrás y que busque el contragolpe, pero no considera que se deba cambiar el sistema por ello.

"El estilo está definido, pero no significa que en momentos definidos no haya versatilidad y no se puedan encontrar diferentes opciones", afirmó Xabi Alonso.

"Creo que los 23 (jugadores españoles) ofrecen suficientes posibilidades para buscar un tipo de juego en el momento oportuno", añadió el centrocampista del Real Madrid, que admitió que las otras selecciones "nos conocen, pero yo creo que hay armas para contrarrestar la anticipación de equipos que nos van a estar esperando atrás".