“Vamos a creer en el futbolista mexicano. Se ha dejado de creer en ellos. Nosotros seguimos pensando que el Club Universidad debe tener extranjeros que aporten, pero rodeados de jugadores de la cantera”, comentó Ares de Parga a los medios de comunicación en una rueda de prensa.

Después de un Clausura 2019 en el que Pumas no clasificó a Liguilla y de ser eliminado en semifinales de Copa MX por Bravos de Juárez, el directivo del conjunto universitario encontró al personaje para llevar a cabo el proyecto basado en la cantera: José de Jesús Ramírez Ruvalcaba. Chucho, como es apodado, será recordado por brindar el primer campeonato mundial a México, con la selección sub 17 en el 2005, una forma de corroborar su buena manera de desarrollar talento en futbolistas jóvenes.

“Jesús es de casa, aquí se forjó. Fue parte del proyecto de los 70 que dio como fruto el primer campeonato de los Pumas y entiende muy bien lo que es este club. Llevamos dos años trabajando y viendo cosas que tienen que ver con el equipo”, dijo Rodrigo Ares de Parga, el presidente del club, en la presentación de Ramírez como presidente deportivo.

Como entrenador, tras su éxito en categorías menores continuó con el proceso de jóvenes futbolistas mexicanos hasta el 2008, cuando se le presentó la oportunidad de dirigir a la selección mayor, pero solamente estuvo a cargo de cinco partidos por ser un interinato.

Su mayor oportunidad como entrenador se presentó en el 2009 para dirigir al América, en el que tras 11 meses en el cargo llegó a un acuerdo con la directiva para no continuar a causa de no cumplir los objetivos trazados, aunque su estancia en Coapa brindó 15.7 millones de dólares, ya que el entrenador mexicano fue el encargado de llevar con 12 años a Diego Lainez a las fuerzas básicas del equipo.

Después de su paso por las Águilas, Chucho Ramírez enfocó su carrera a los medios de comunicación, por lo que Pumas significa una nueva oportunidad de demostrar su talento al desarrollar jóvenes futbolistas, a causa de ser el punto angular del proyecto de los universitarios. A pesar de aún no llegar al club, ya cuenta con el respaldo del capitán del equipo, Pablo Barrera.

“Conozco a Chucho. En el Mundial Sub 20 me tocó el proceso de fuerzas básicas, entonces es una persona que va a ayudar mucho al club, que encuentra muchos jugadores buenos en cantera. Entonces pienso que va a ayudar”, comentó Barrera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Hasta ahora, el organigrama de Pumas no incluía el puesto de un presidente deportivo, y las funciones que ahora realizará Ramírez las realizaba Leandro Augusto, quien es director deportivo de la institución.

Ramírez dijo que tanto el brasileño Leandro como el entrenador argentino Bruno Marioni serán evaluados en los próximos días para determinar si se mantienen en sus cargos.

“Me voy a reunir con Bruno, con el cuerpo técnico y jugadores para tomar una decisión bien consensada. Leandro sigue en la institución, pero todos serán evaluados. Más allá de lo deportivo, el estado mental de las personas cuenta mucho y necesito gente comprometida, con el deseo de lograr cosas importantes”, afirmó Ramírez.