Los ataques en París del pasado viernes que causaron al menos 129 muertos elevaron el grado de preocupación de las autoridades brasileñas para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, y el plan de seguridad será revisado, dijeron dos fuentes cercanas al evento.

Si bien Brasil no tiene un historial de atentados, la serie de ataques coordinados en la capital francesa dejó a las autoridades en estado de alerta.

Desde los lamentables ataques, el gobierno (federal) comenzó a revisar los planes de seguridad con mucha fuerza , dijo el lunes una fuente cercana a los Juegos, bajo condición de anonimato.

La próxima semana, integrantes del Comité Olímpico Internacional (COI) viajarán a Río en una visita de rutina para evaluar la evolución de las obras, y el tema de la seguridad estará en la agenda de dicho encuentro.

Para los Juegos de Río, el gobierno federal y el estatal trabajarán con entre 60,000 y 85,000 efectivos. El esquema de protección de los primeros olímpicos en América del Sur se dividirá entre agentes públicos, responsables por la protección de los locales de competencias, y fuerzas privadas de seguridad, que vigilarán los estadios y las áreas de entrenamiento.

Pero en cuanto a la cantidad, las autoridades tendrán que diseñar un formato, y con seguridad se intensificarán las conversaciones con los representantes de cada país , afirmó otra fuente, vinculada al gobierno del estado de Río.