Una desdibujada Inglaterra no pudo quebrar la resistencia de la orgullosa Argelia y debió conformarse el viernes con su segundo empate en la Copa Mundial, sin abrir el marcador.

La igualdad 0-0 dejó al rojo vivo un Grupo C que parecía hecho a medida de los ingleses. Eslovenia quedó como único líder, con cuatro puntos, tras empatar 2-2 con Estados Unidos. Ingleses y estadounidenses tienen dos y Argelia uno.

En la última fecha, el miércoles Inglaterra jugará con Eslovenia y Estados Unidos con Argelia.

Argelia se le plantó firme a los ingleses y por momentos llegó incluso a dominar las acciones en el primer tiempo, anticipando bien en el medio y saliendo con un toque rápido y prolijo.

Karim Ziani hizo algunas buenas jugadas por la izquierda y casi anota a los 35 minutos, con un tiro desde fuera del área que salió muy cerca de un poste. Pero con el correr de los minutos fue desapareciendo del partido y terminó siendo reemplazado con una lesión.

Wayne Rooney y su compañero de ataque Emile Heskey se vieron poco y nada, y el partido transcurrió sin muchas jugadas de peligro en las áreas.

Sobre la media hora Steven Gerrard y Frank Lampard exigieron al arquero argelino M'bohi Rais Ouhed, quien respondió bien, sobre todo ante el tiro de Lampard. El volante del Chelsea desaprovechó una gran ocasión cuando la defensa argelina no pudo despejar un centro y el balón le quedó servido. Su tiro bajo y esquinado desde 15 metros, no obstante, fue contenido por el portero, en la jugada de gol más clara del partido.

Ese tiro fue la única aparición ofensiva de Lampard en todo el encuentro. Gerrard estuvo levemente más activo, pero muy impreciso y terminó mal dos jugadas de peligro. En una se demoró y en la otra hizo un pase impreciso dentro del área.

El técnico inglés Fabio Capello, quien había dejado en el banco al arquero Robert Green, cuya falla garrafal le dio a Estados Unidos un empate 1-1 con los ingleses, no hizo cambios en el complemento a pesar del flojo desempeño de Rooney, Heskey y los hombres encargados de apoyarlos, incluidos Gerrard y Lampard.

El ingreso de Shaun Wright-Phillips por Aaron Lennon a los 63 minutos revitalizó el ataque inglés y promediando el complemento la defensa argelina alcanzó a tapar un remate de Heskey desde corta distancia.

La parte final se jugó mayormente en campo argelino, pero la presión inglesa siguió sin rendir dividendos y Argelia se alzó con su primer punto.