La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por su sigla en inglés) admitió que retrasos sospechosos de su principal funcionario antidopaje permitieron a cuatro atletas rusos competir en Londres 2012 cuando debieron haber sido suspendidos, incluido un marchista que ganó la plata.

La IAAF estuvo de acuerdo con cargos presentados previamente en un reporte por la comisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de que cuatro casos rusos fueron retrasados sin razón, pero negó que existiera cualquier irregularidad en cuatro casos más, incluidos los de dos medallistas olímpicos de oro.

En un extenso comunicado enviado por la IAAF a la AMA, el viernes, el órgano rector del atletismo culpa a su antiguo director antidopaje, Gabriel Dollé, diciendo que retuvo los casos de dopaje contra los atletas el tiempo suficiente para dejarlos correr en los Olímpicos.

Dollé recibió una suspensión de cinco años, la semana pasada, por parte de la Comisión de Ética de la IAAF en relación con una presunta extorsión y soborno para encubrir un caso de dopaje ruso. La admisión de la IAAF llega mientras Rusia está suspendida de las competencias, tras las acusaciones de un panel de la AMA, en noviembre, de que empleó un programa de dopaje patrocinado por el gobierno.

Los ocho casos a los que se hace referencia en el comunicado de la IAAF resultaron del programa de pasaporte biológico, donde la sangre de los atletas es examinada durante un largo periodo en busca de evidencias de dopaje. En los cuatro casos rusos, Dollé no envió los documentos requeridos para permitir los procedimientos disciplinarios antes de los Olímpicos, dijo la IAAF.

La IAAF reconoció el retraso en los casos de los siguientes atletas:

Olga Kaniskina, quien ganó la medalla de plata en los 20 kilómetros de caminata en Londres. La IAAF dijo que un panel de expertos dictaminó que debía ser suspendida un mes antes de que comenzaran los Juegos. Kaniskina fue suspendida en enero del 2015 y podría perder su presea en una batalla legal en curso.

Liliya Shobukhova, quien fue acusada de haber extorsionado con cientos de miles de dólares para evitar una suspensión por dopaje antes de los Olímpicos. Su caso es la base de una investigación penal francesa en curso. Tres veces ganadora del Maratón de Chicago, Shobukhova corrió en Londres pero no terminó.

Vladimir Kanaykin, quien compitió en los Olímpicos pero fue descalificado por violación técnica en los 20 kilómetros de marcha, mientras luchaba por una medalla. Fue suspendido de por vida en enero del 2015.

Valeri Borchin, quien compitió en Londres como campeón olímpico defensor en los 20 kilómetros de caminata, pero no concluyó la competencia. Fue suspendido ocho años en enero del 2015.