Holanda desatascó un partido complicado gracias a un tanto de Wesley Sneijder en el minuto 53, que sirvió para imponerse 1-0 este sábado a Japón y quedar con pie y medio en los octavos de final del Mundial, confirmando las buenas sensaciones del debut.

Los neerlandeses quedan por lo tanto como líderes en solitario de la llave E, con seis puntos y tres de ventaja sobre sus rivales del día, el otro equipo que había ganado en su grupo en la primera jornada. Con un punto en la tercera fecha, el equipo 'Oranje' tendrá asegurada la primera posición.

Como ya había insinuado en la rueda de prensa de la víspera, el técnico Bert Van Marwijk decidió finalmente dejar en el banquillo a Arjen Robben, que acaba de superar la lesión que sufrió en el muslo izquierdo en un amistoso premundialista en Amsterdam.

Como en su primer partido ante Dinamarca (2-0), un golpe de fortuna al inicio de la segunda parte sirvió para encarrilar un partido que no estaba sencillo.

En esta ocasión, Robin Van Persie retrasó un balón en el área para que Sneijder, desde fuera del área, empalmara y batiera al arquero japonés Eiji Kawashima, que midió muy mal la trayectoria del balón, que terminó colándose después de rozar una de sus manos cuando intentaba despejar.

Tras este resultado, Holanda tendrá un encuentro teóricamente cómodo ante los 'Leones Indomables' de Camerún, el jueves 24 en Ciudad del Cabo.