El ambiente californiano le ha permitido a Giovani Dos Santos desarrollar nuevas habilidades en el golf. El swing lo practica en los campos de Los Ángeles o en una improvisada alfombra verde que le colocaron durante el día de medios de su club antes de que iniciara la temporada 2017 de la MLS, el torneo en el que participa desde hace casi tres años.

Un ambiente relajado de ciudad que le permite asistir a la playa, visitar otros espectáculos deportivos como juegos de la NBA, peleas de box e incluso visitar México para observar el Gran Premio de Fórmula 1 en nuestro país, son algunas de las actividades que ha realizado el futbolista de 29 años ahora que juega en los Estados Unidos.

Ya no tiene la presión de refrendar su condición de promesa del futbol mexicano, tiene 101 partidos con la Selección Mexicana, ha asistido a dos mundiales y está a la espera de acudir a Rusia 2018, aunque su presencia ha sido cuestionada.

En el proceso mundialista para Rusia 2018, Giovani participó en 25 de los 73 partidos que disputó la Selección Mexicana, tomando en cuenta juegos oficiales y amistosos, lo que representa 34% del total de encuentros.

Hace cuatro años, para el mundial de Brasil 2014 su estatus de seleccionado nacional era indispensable, jugó en 49 de los 70 partidos, es decir, estuvo en siete de cada 10 encuentros con la playera de México, y anotó el último gol de ese ciclo mundialista, en el partido ante Holanda en los cuartos de final, su único gol en un Mundial de futbol.

“Tiene más competencia, pero aún con eso tiene cabida en la selección, aunque su rol ha pasado de ser un titular indiscutible a pelear por un puesto”, señala Mariano Trujillo, comentarista para Fox Sports en Estados Unidos.

El exjugador, quien ha seguido la última etapa de Giovani como futbolista en la MLS, indica que su llegada al futbol de los Estados Unidos coincidió con la reestructuración de Los Ángeles Galaxy, la salida de futbolistas referentes que consiguieron el último título, como David Beckham, Robbie Keane, Landon Donovan, y donde el futbolista mexicano asumiría el rol de líder en el club, porque es el mejor pagado, con 6 millones de dólares anuales.

Sin embargo, la regularidad de su primera temporada completa en Los Ángeles, donde consiguió en 34 partidos 15 goles y seis asistencias, ayudaron a que su equipo calificara a playoffs, pero a partir de entonces se notó un descenso en el rendimiento de Giovani y el equipo.

“Se les juzga mucho por los resultados del equipo porque son los jugadores designados, Giovani y Jonathan, pero la situación del equipo es muy complicada, a nivel gerencial y deportivo. La cara del equipo son ellos, aunque con la llegada de Zlatan les ha quitado un poco de presión”, añade Mariano Trujillo.

Los Ángeles Galaxy terminaron la temporada 2017 en el último lugar general de la MLS, Giovani Dos Santos apenas anotó seis goles y dio tres asistencias. Ese rendimiento ayudó a que en una encuesta realizada por ESPN entre jugadores del torneo estadounidense lo designaran como el futbolista más sobrevalorado de la MLS.

El mal momento de Giovani con su equipo se prolongó durante 11 meses, tuvieron que pasar 1,480 minutos para que el delantero volviera a anotar. En ese periodo de 17 partidos disputados, su club obtuvo un balance de dos victorias, cinco empates y 10 derrotas.

“A Gio le ha ayudado tener tranquilidad fuera de la cancha, en el aspecto familiar estar con su hermano, la tranquilidad de moverse en una ciudad donde no lo molesten y los medios no lo critican como en México”, explica Mariano Trujillo, sobre la tranquilidad que vive Giovani en Los Ángeles, aunque en el plano deportivo su trascendencia con su club y Selección disminuyó, al grado de que su lugar en Rusia 2018 no puede estar asegurado.