Los jugadores de la selección de Ghana, los 'Black Stars', fueron recibidos como héroes este domingo por un millar de personas en Soweto, que dieron las gracias por haber defendido los colores de toda Africa en el Mundial-2010.

"Quería verles antes de su salida (del país) porque nos sentimos orgullosos", explicó Mduduzi Ngcobo, 18 años, mientras que el autobús de las 'Estrellas Negras' llegaba al gran township del sureste de Johannesburgo.

"Jugaron muy bien y estamos orgullosos de ellos", agregó este joven perdido en una masa de gente con pancartas que rezaban "Larga vida a Africa" o "Viva Ghana". El equipo se despidió del torneo ante Uruguay (4-2 en penales tras 1-1).

Adultos y niños se abalanzaron sobre el autobús cuando entró en la calle Vilakazi, la única en el mundo en la que vivieron dos premios Nobel de la Paz, Nelson Mandela y Desmond Tutu.

Los jugadores ghaneses aparecieron uno a uno en la puerta el vehículo, sin bajar del mismo.

Todos recibieron el aplauso caluroso de los presentes, mientras que Asamoah Gyan, que falló una pena máxima en el minuto 120 de su partido de cuartos de final del Mundial ante Uruguay, lo que le costó a su combinado la eliminación en los penales, se llevó una destacada ovación.

"Es extraordinario. Son increíbles", comentó Palesa Mokone, de 31 años. "Nos hicieron sentirnos orgullosos de ser africanos", agregó.

La victoria ghanesa en octavos de final, contra Estados Unidos (2-1), reforzó las esperanzas de ver a Ghana hacer historia desde Ciudad del Cabo hasta el Cairo, algo que los organizadores admitieron, mostrando públicamente su deseo de un buen papel de las 'Estrellas Negras'.

"Es triste que sean el único equipo que defendieron los colores de África. Pero merecían nuestro reconocimiento porque hicieron que estemos orgullosos", recordó Wandile Duma, 18 años.