El acabose llegó con ‘Río de Amor’, toro marcado con el número 180 y 507 kilos de peso que hacía de cierra plaza y que no permitió a Luis David lances limpios a la verónica, se escupió varias ocasiones de la suerte de varas y provocó que gran parte del público exigiera fuera cambiado. Sonaron los avisos desde el palco del juez Jorge Ramos, quien tomó el micrófono quizá para ordenar el cambio y el audio no funcionó, situación que molestó a la gente y una lluvia de cojines cayó en la arena luego de que el subalterno Ángel González expusiera la vida al colocar un segundo par en color blanco. Finalmente le fueron colocadas las banderillas negras al burel y entró en sustitución el primer reserva.

La expectación que causó el regreso de la ganadería de Begoña a la plaza México tras de 23 años de ausencia, terminó en frustración por el mal juego que dieron la mayoría de su encierro, con toros que acusaron debilidad, mansedumbre y peligro, de los cuales se salvaron el cuarto y quinto de la tarde con algo de recorrido.

Abrió plaza Sergio Flores ante un manso débil y complicado burel al que le extrajo algunos pases a base de insistir y del poder de su muleta, sin embargo lo pinchó y se retiró en silencio al término de su labor.

Con el segundo de su lote, un toro bravo y encastado, el diestro tlaxcalteca realizó un toreo firme y de valor, con pases por el lado derecho, por bajo y por la espalda que le fueron coreados, una tanda de manoletinas y mató de un pinchazo sin soltar y un estoconazo que provocó leve petición de la oreja en los tendidos, ante esto el juez la otorgó pero se la protestaron con fuerza y luego de regalarla a un aficionado dio la vuelta al ruedo. En este toro, sus subalternos Gustavo Campos y Luis Alcantar saludaron en el tercio luego de cubrir banderillas con exposición.

Por su parte, Andrés Roca Rey enfrentó un codicioso astado con lances variados, una faena de rápidos pases que fue a menos y terminó de una estocada baja para obtener silencio. Al quinto de la tarde el torero peruano no lo entendió, no logró someterlo y señaló al astado como echándole la culpa de su mal desempeño, para colmo, lo mató de un bajonazo y la gente se metió duro con él abucheándolo.

En cuanto a Luis David, tercer espada del cartel, con su primero consiguió pases aislados a base de voluntad ante un toro que salía suelto de las suertes, que tenía tendencia a las tablas y al que despachó de un pinchazo y estocada entera para obtener silencio; Ante el sexto bis, pues el sexto fue devuelto tras el escándalo mencionado, lanceó a la verónica, realizó un quite acelerado por zapopinas y pudo conseguir algunos pases aislados pero mató mal y nuevamente obtuvo silencio.

Para este domingo, la empresa anunció un encierro de Barralva para David Fandila ‘El Fandi’, Fermín Rivera y José Mauricio.