Nueva York.- Ganchos y directos reemplazarán a los jonrones el sábado en el Yankee Stadium, cuando el boxeo regrese al estadio del Bronx por primera vez en casi 34 años.

Yuri Foreman, un judío ortodoxo que está a punto de completar sus estudios para convertirse en rabino en Brooklyn, defenderá su título de peso súper welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) contra el puertorriqueño Miguel Cotto, en lo que se anuncia como la "Pelea Estadio".

El combate, pactado a 12 asaltos, será el primer evento que no sea de béisbol celebrado en el estadio de 1,500 millones de dólares, inaugurado el año pasado como el nuevo hogar de los Yankees de Nueva York en las Grandes Ligas.

Con esta pelea se revivirá un pasado lleno de historias, luego de que boxeadores como Joe Louis, Rocky Marciano, Sugar Ray Robinson, Muhammad Alí y Ken Norton pelearan en el antiguo Estadio de los Yankees.

Foreman, nacido en Bielorrusia y quien emigró a Israel cuando era un escolar, ganó el título tras una decisión unánime contra el puertorriqueño Daniel Santos el pasado noviembre en Las Vegas.

"Es un gran honor ser el primer campeón mundial de Israel y representar a mi gente, a mi país", dijo Foreman a periodistas el miércoles en el Yankee Stadium.

Foreman dijo que ha estado en Brooklyn durante tanto tiempo que ahora se sentía como un neoyorquino.

" Brooklyn es lo más cercano a Jerusalén, por lo que realmente soy israelí y neoyoquino", dijo Foreman.

Foreman, un boxeador que no posee ningún gran golpe, tiene un récord de 28-0 con ocho nocauts.

Por su parte, Cotto subió de peso para la pelea y dijo que no le preocupaba la ventaja en altura del israelí.

"Voy a estar mejor que nunca", dijo Cotto, ex campeón en peso welter que tiene un registro de 34-2, con 27 nocauts.

"Me siento cómodo. Estoy trabajando con más energía y más pasión por el trabajo de gimnasio (...) Hemos trabajado muy bien en la fuerza. Me siento muy bien", concluyó.

BVC