Después de 22 años, el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento tiene punto final.

La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados aprobó la derogación del Fodepar, que hasta la fecha era ingreso legítimo para los atletas y paratletas de alto rendimiento en activo y vitalicios.

El Fondo a cargo de la Comisión Nacional del Deporte (Conade) desaparece entre los 109 fideicomisos, para ocupar los recursos, de acuerdo a la justificación del gobierno, a combatir los efectos negativos que la pandemia trajo a la economía del país y por lo tanto, al deterioro en las finanzas públicas.

Sin embargo, el dictamen sobre los Fideicomisos señala que se mantiene la posibilidad de brindar apoyos económicos y materiales a los deportistas de alto rendimiento.

Mientras tanto, el gobierno puede dejar de destinar 213.4 millones de pesos, presupuesto asignado para este año, aunque el grupo parlamentario de Morena argumentó que los apoyos podrían entregarse directo.

Y entonces, ¿quiénes son los principales afectados?

“Sin Fodepar se deja en desamparo a los deportistas, sin garantía en su preparación, es la única herramienta que tiene el gobierno federal para solventar eventos nacionales e internacionales. Conozco el funcionamiento del fondo, sé dónde está el problema y que no le compete al poder Legislativo, porque las reglas de operación las pueden modificar quienes son funcionarios de la Conade”, menciona a El Economista  Ernesto Vargas Contreras, Presidente de la Comisión de Deporte en el Congreso de la Unión.

"No nos han dicho qué otro mecanismo utilizarán. Desaparecerían las becas con los medallistas olímpicos que es vitalicia”, continuó Vargas.

El objetivo del Fodepar durante casi dos décadas ha sido por ley, promover y fomentar el deporte de alto rendimiento, que permita a los atletas desarrollarse y alcanzar niveles competitivos que se traduzcan en mayor número de preseas en los eventos internacionales.

Además, los recursos del Fodepar se destinan al programa de Cultura Física y Deporte, que para el ejercicio fiscal 2020 se planteó el objetivo de “Beneficiar a la población mexicana de 6 años y más a través de las estrategias de Cultura Física, Deporte y Alto Rendimiento que implementa la Conade".

Otra de las justificaciones de erradicar los fondos es eliminar la opacidad y discrecionalidad en el uso de recursos públicos y fomentar la transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad. El Fodepar por su cuenta no ha cumplido con lo anterior. A Conade se le ha investigado por el desvío de 50.8 millones de pesos del fondo y aún la Secretaría de la Función Pública debe auditar el año 2020.

“Al gobierno federal se le está acabando el dinero para sus proyectos prioritarios, como los programas sociales. Y en los fideicomisos hay dinero, puede ser que el Presidente ya esté enterado que el Fodepar se creó para una causa y ya esté enterado que esa causa no se lleva a cabo. Sino que se utiliza para saquearlo”, menciona Vargas.

Daniel Aceves, presidente de la Asociación de Medallistas Olímpicos de México, explica a este diario que de medallistas olímpicos y paralímpicos beneficiados por el Fondo son alrededor de 170 personas.

“Atletas que no están en activo dependen del fondo en gran parte para su sobrevivencia, dependen de este estímulo económico vitalicio, para sus medicamentos, rentas, alimentación, sustento. Este es un esquema que promovimos hace años y que se equipara a lo que hacen otros países, es para darle calidad a la existencia a quienes han sido medallistas. En los últimos años afortunadamente quienes son medallistas olímpicos tienen ingresos comerciales, de las entidades federativas, municipios, Ejército y la Marina. Hace dos décadas el deporte era amateur entonces a los beneficiarios vitalicios se les causa el mayor daño”.

Para el punto final, aún falta la aprobación del pleno y la ratificación del Senado.

 

Beneficios y resultados del Fodepar expuestos por el parlamento:

• Dotación satisfactoria de recursos económicos y materiales lo que se ve reflejado en resultados de eventos como juegos olímpicos y paralímpicos.

• Ampliación de beneficiarios, deportistas, entrenadores, medallistas olímpicos.

Dado que los recursos son manejados bajo el instrumento de Fideicomiso, su manejo se torna ágil, gracias a la flexibilidad normativa.

La cultura física promueve más educación, más salud, mayor cohesión social, seguridad pública y más estado. El deporte es un derecho humano que debe respetarse y fomentarse recreativamente o de manera profesional.

Acciones prioritarias para el Fodepar:

• Garantizar y ampliar recursos públicos destinados al deporte y cultura física

• Presentar el programa Nacional de cultura física y deporte

• Modificar la Ley General de Cultura Física y Deporte, su reglamento, reglas de operación y estatuto orgánico

• Fomentar y apoyar el deporte social

• Impulsar políticas destinadas al accesos y justicia deportiva

• Implementar fiscalización externa para la rendición de cuentas

• Coordinar y avanzas hacia la transversalidad deportiva con participación de la sociedad

• Rescatar y dignificar espacio públicos y escolares para el deporte

• Crear e institucionalizar un marco académico de deporte y cultura física

• Constituir el Consejo consultivo del deporte y cultura física con el sector público y privado

Razones primordiales del por qué debe permanecer el ejercicio normativo, administrativo y operativo del Fodepar:

• Necesidades de pagos ágiles para campamentos, fogueo, hospedaje alimentación, éste representa el 15% del presupuesto total de Fodepar:

• Pago de inscripciones a los eventos internacional: 10% del presupuesto total

• Compra de material deportivo especial: 5% del presupuesto total

• Contratación del recurso humano (médico, psicólogos, nutriólogos) 13% del presupuesto.

• Contratación de entrenadores por objetivo: 10% del presupuesto total

• Contrataciones de entrenadores por resultado (temporal): 14%

• Becas por objetivo cumplido: 20% del presupuesto total

• Beca por compromiso a realizar: 3% del presupuesto total

• Contratación de especialistas técnicos en metodología del entrenamiento y procesos administrativos; 10% del presupuesto total

marisol.rojas@eleconomista.mx