Como revela el portal del Daily Mail, FIFA habría tenido en sus manos desde hace año y medio la información necesaria para abrir una investigación por manipulación de resultados de dopaje a la Federación Rusia, tras los intentos del Ministerio de Deportes de Rusia por encubrir una prueba positiva de un jugador incluido en la primera versión de la convocatoria de los anfitriones para el Mundial 2018.

Esto se revela a la par que fanáticos y analistas del fútbol miran con recelo el sorpresivo inicio de Mundial que llevan adelante los anfitriones.

Siempre con información del medio inglés, investigadores se refirieron a los 155 supuestos casos de dopaje en el fútbol ruso revelados como “la punta de un iceberg”, 34 de ellos habrían producido suficientes pruebas como para abrir una investigación formal.

FIFA dice estar investigando las denuncias desde hace más de un año, pero aún no se ha iniciado un procedimiento de sanción al respecto.

Tras casi un año calendario sin haber ganado un solo encuentro, Rusia inició el Mundial con dos victorias y ocho goles. FIFA había anunciado previo al Mundial que la evidencia para investigar a los rusos por supuesto dopaje resultaban “insuficientes”.

Uno de las más importantes figuras del mundo del dopaje, Dick Pound, cree que FIFA habría tenido preocupaciones sobre el impacto sobre la legitimidad del Mundial 2018 de haberse hecho públicas las acusaciones de dopaje.